Coatzacoalcos, Ver.- Integrantes de la Coalición de Pensionistas Independientes del Estado de Veracruz (Copipev) denunciaron que a casi dos años sigue impune la agresión que sufrieron varios de sus integrantes durante una manifestación pacífica el 23 de diciembre del 2015 en la ciudad de Xalapa.

Recordaron que interpusieron denuncias penales ante el Ministerio Público así como quejas ante los órganos defensores de los derechos humanos, pero hasta el momento no hay castigo para los responsables.

“No hubo castigo para nadie, la orden fue de Flavino Ríos y todavía se regodeó ante la prensa de que él era responsable de la afrenta. Derechos Humanos del Estado de Veracruz nos dio una respuesta, pero Derechos Humanos Nacional no nos ha dado respuesta desde entonces”, expresó Xóchitl Martínez Ramírez, una de las agraviadas de Coatzacoalcos que estuvo en la protesta.

Comentó que el caso fue llevado hasta la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y los jubilados están a la espera de su resolución.

Martínez Ramírez recordó que al gobierno no le importó usar toletes eléctricos y toda la fuerza pública disponible para agredir a los pensionados.

“Fue un agravio muy grande a nosotros los maestros, porque los maestros no somos delincuentes, nosotros trabajamos durante 30, 40 o más años para servir al estado de Veracruz y la formación de profesionistas; sin embargo, fuimos tratados como delincuentes”, recordó.

Los jubilados pidieron el apoyo de la población de la zona sur de la entidad para reunir las tres mil firmas que les hacen falta para llevar al Congreso del Estado su iniciativa de ley que brindaría autonomía constitucional al Instituto de Pensiones del Estado (IPE).

Armando Ramos/AVC Noticias