Shibuya Mirai es un niño que vive en un barrio céntrico de Tokio y puede mantener charlas con sus vecinos sobre lo que ocurre en la zona.

Al pequeño Mirai, cuyo nombre significa ‘Futuro’ (未来), le gusta observar a las personas y tomar fotografías, además de modificar las selfies que los usuarios del servicio de mensajería Line le envían.

Aunque el muchacho solamente existe en un mundo virtual, ya es oficialmente un ciudadano japonés, como cualquier otro habitante.

Japón es el primer país que le da la ciudadanía a una inteligencia artifical; y sencillamente, Mirai es un software que puede conversar con los residentes de Tokio.

De acuerdo con las autoridades, el objetivo es que los 244 mil ciudadanos que habitan el distrito de Shibuya, uno de los barrios de moda en la capital japonesa, puedan comunicarse de mejor manera con el gobierno local y compartir sus opiniones.

Hace un par de semanas, la robot desarrollada por Hanson Robotics, Sophia, se convirtió en la primera en obtener una ciudadanía, luego de que Arabia Saudita le otorgara el nombramiento.

No obstante, lo que distingue a Mirai de Sophia es que el menor solamente vive como un programa, mientras que con la segunda solamente se puede interactuar físicamente.

Con información de López-Dóriga