La marcha para exigir justicia en el feminicidio de Mara Fernanda Castilla Miranda, sirvió también para que los ciudadanos reclamaran al presidente Enrique Peña Nieto, al gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad y al gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares que cumplan con su deber de garantizar la seguridad a los ciudadanos, que se acabe la corrupción, la impunidad, la ineficacia e ineficiencia de la Fiscalía General del Estado (FGE) y la secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Al gobernador de Veracruz, le exigieron su intervención ante el gobierno de Puebla para que se cumpla con el ejercicio de la justicia y que en la entidad veracruzana se visibilice, se atienda eficazmente las desapariciones de personas, feminicidios, ejecuciones, asaltos y enfrentamientos armados en las calles.

Frente a palacio de gobierno y con micrófono en mano, una ciudadana señaló que de enero a la fecha aumentaron los enfrentamientos de bandas delincuenciales en las calles y las ejecuciones que ponen en peligro a los ciudadanos.

Señaló que según reportes de la prensa, en el mes de agosto se reportaron 23 asesinatos de mujeres, otras 24 desaparecieron y los colectivos de búsqueda de personas se quejan porque la Fiscalía General del Estado (FGE) tiene «nulos avances en las investigaciones pendientes».

Los ciudadanos acusaron que desde que Yunes Linares tomó el control de la administración estatal hay direcciones o instituciones que parecen «acéfalas» porque no se ve el trabajo que deberían de realizar con los recursos públicos que reciben, como es el caso de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del Delito y el Instituto Veracruzano de la Mujer.

Los ciudadanos también señalaron que los órganos creados para la prevención y persecución de delitos, como la secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el ente encargado de administrar justicia como la FGE ha demostrado «reiteradamente su incapacidad e ineficiencia sus titulares y sin embargo siguen ostentando el cargo».

A la opinión pública, señalaron los marchistas: «No debemos acostumbrarnos y adormecernos como sociedad normalizando la violencia. No dejemos con nuestra apatía e indiferencia que los tres niveles de gobierno hagan caso omiso a sus deberes constitucionales y legales al grado de que en muchos casos los propios familiares de los desparecidos tengan que sustituirlos en la búsqueda de sus seres queridos».

Invitaron a los demás ciudadanos a unir las voces y las fuerzas para exigir a las autoridades que reconozcan la «terrible crisis» que hay en materia de Derechos Humanos, que cumplan de su obligación legal y ética de llevar a cabo acciones efectivas para combatir la violencia.

«Alto a la impunidad, ineficiencia, ineficacia, y la corrupción de las autoridades. Ni una desaparición más, justicia para Mara y justicia para todas las personas que diariamente son privadas de su libertad» finalizaron y pidieron un minuto de silencio para la estudiante de origen xalapeño, asesinada en Puebla.

Verónica Huerta/Avc