El pleito interno que padece el PAN escaló a tal grado que trabó al Congreso de la Unión.

El jueves, el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, perdió espacios en el Senado ante Ernesto Cordero, quien, apoyado por PRI, PVEM, PRD y PT, se hizo de la Mesa Directiva.

Sin embargo, Anaya mostró  ayer músculo en la Cámara de Diputados: usó la bancada para tronar acuerdos, evitar la renovación de la Mesa Directiva y afectar el protocolo de entrega-recepción del Quinto Informe.

Anaya ordenó que no dejaran tomar protesta al priista Jorge Carlos Ramírez Marín como presidente, ni a los vicepresidentes ni secretarios de la Mesa por dos motivos: el pleito ante la designación del fiscal General de la República y porque el PRI impulsó a Cordero.

Así, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, no acudió al Congreso, como lo hizo años atrás. El subsecretario de Enlace Legislativo y Acuerdos Políticos, Felipe Solís Acero, entregó el informe al secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah.

El líder de los diputados priistas, César Camacho, dijo que el martes se instalará la Mesa para asegurar la recepción del Paquete  Económico.

ANAYA PONE EL PIE A ENTREGA DEL INFORME

La falta de acuerdos entre partidos políticos provocó una crisis en el Congreso de la Unión que afectó el protocolo tradicional de entrega-recepción del Quinto Informe de Gobierno del Ejecutivo federal e impidió el relevo de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Por primera vez, mientras los enfrentamientos entre legisladores se hacían patentes, un subsecretario entregó el informe de gobierno al secretario general de San Lázaro. Bastaron dos minutos para que el subsecretario de Enlace Legislativo de Gobernación, Felipe Solís Acero, entregara al Congreso de la Unión el Informe.

El paquete no fue recibido por la presidenta de la Cámara de Diputados, Guadalupe Murguía, sino por el secretario general de esta instancia legislativa, Mauricio Farah, quien sólo emitió 12 palabras: “Hago entrega inmediata a la Presidencia del Congreso de la Unión, gracias”.

Solís Acero declaró que hacía entrega del Quinto Informe de Gobierno, el resumen ejecutivo y el anexo estadístico sobre el estado que guarda la administración pública del país. Sin más, el funcionario de la Secretaría de Gobernación se despidió y salió del recinto parlamentario.

Con eso, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, terminó con cuatro años seguidos de entrega de los tomos del Informe. El hidalguense informó a los legisladores que no acudiría a San Lázaro para dar tiempo a que los diputados llegaran a acuerdos sobre la conformación de la Mesa Directiva.

El presidente de la Junta de Coordinación Política, el perredista Francisco Martínez Neri, advirtió la falta de respeto, la grosería, de Osorio Chong, hacia el Poder Legislativo por no entregar personalmente el Informe.

EL AMAGO DEL PAN

El PAN fue el partido que puso el pie al relevo de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados. Ricardo Anaya, presidente nacional del blanquiazul, ordenó que no dejaran tomar protesta al priista Jorge Carlos Ramírez Marín como presidente, ni a los vicepresidentes ni secretarios de Mesa por dos motivos: por el pleito ante la designación del fiscal general de la República y porque el PRI impuso a Ernesto Cordero como presidente del Senado.

El PRD, Morena y Movimiento Ciudadano se unieron a la voz panista en contra del PRI y sus aliados para impedir que el procurador general de la República, Raúl Cervantes, se convierta en automático en el fiscal general de la República. Pero el blanquiazul fue más allá, pues Marko Cortés afirmó que impedirá el relevo de la Mesa Directiva si no se quita el artículo transitorio “envenenado” que fomenta la imposición de un fiscal a modo; eso sí, advirtió, esta decisión no es contra el “querido” Jorge Carlos Ramírez Marín.

PRI LLEGÓ AL LÍMITE

El coordinador de los diputados del PRI, César Camacho, fustigó las amenazas del blanquiazul y advirtió que la paciencia y tolerancia del Revolucionario Institucional tiene límites, así que quieran o no, la Mesa Directiva se instalará el lunes o el martes a más tardar, pues todo se someterá a votación.

«Porque el viernes ocho, es decir, dentro de exactamente una semana, llega el paquete económico y si se recibe en la Cámara de Diputados en la Oficialía de partes, sin una Mesa Directiva instalada, me parece una grave señal que parece ser muestra de inestabilidad, provocada por la irresponsabilidad de un partido que cree que aquí puede comprar la impunidad de su dirigente”, lanzó enfurecido.

Enfatizó que el PAN era un partido respetable, lo que ha perdido al pretender dirimir sus problemas domésticos en la una instancia legislativa que ni siquiera es la encargada d la designación del fiscal general de la República.

El líder de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, exigió que los pleitos de los partidos no se lleven al Poder Legislativo. Esto, luego de una fractura en el PAN porque en el interior tampoco hay acuerdo en la designación del fiscal general de la República ni con que Ernesto Cordero sea el presidente del Senado.

Jorge Carlos Ramírez Marín agregó que el Congreso está acostumbrado a las “papas calientes”, pero debe hacer algo con ellas para evitar la crisis institucional.

Mientras tanto, la ley establece que a más tardar el 5 de septiembre se puede instalar la nueva Mesa Directiva. Guadalupe Murguía, quien permanece como la presidenta hasta entonces, ya analiza con diferentes grupos parlamentarios el marco legal por si el PAN cumple sus amenazas.

“PAREN EL DARDO ENVENENADO”

La designación del fiscal anticorrupción fue la piedra en el zapato en el que se basó la intervención del coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, quien exigió a gritos desde la tribuna, detener “el dardo envenenado” de la Ley secundaria del Sistema Nacional Anticorrupción que respalda la designación del procurador Raúl Cervantes como fiscal general.

«No vamos a aceptar poner buenas leyes de un Sistema Nacional Anticorrupción, en manos encubridoras, en manos inadecuadas. Por eso es que no queremos que se instale esta nueva Mesa Directiva, hasta que no se corrija el transitorio envenenado que quiere poner un fiscal a modo”, reiteró.

Durante su discurso, acotó que el Congreso avaló la construcción del Sistema Nacional Anticorrupción con el objetivo principal de que funcionara con todos los eslabones, por lo que, reviró, es labor de los legisladores concluir su implementación.

«Por eso les pedimos con mucho respeto, pero también con mucha firmeza: senadores de la República, hagan lo correcto por México, pónganse del lado correcto de la historia de combatir la corrupción o de taparla y la falta de verdad y de honestidad del PRI gobierno”, agregó.

El cuestionamiento a la ratificación del procurador general de la República, como fiscal general se centró en la falta de pericia para capturar a los exgobernadores prófugos acusados de corrupción y desvío de recursos públicos.

«Les pregunto, mis amigos, para qué sirve la PGR, para qué sirve, si a los gobernadores que han detenido, porque uno se entregó, a los gobernadores que han detenido, los han detenido en el extranjero, la PGR no ha podido hacer nada en este país”, señaló Cortés Mendoza.

Entre pancartas sostenidas por los legisladores del PAN y Movimiento Ciudadano en las que se reclama la presunta designación a modo de Cervantes Andrade, el coordinador de Acción Nacional, recalcó que por un fiscal autónomo e independiente se unió la oposición del país y la sociedad civil, por lo que advirtió, no permitirán “un fiscal carnal”.

«Y estoy seguro que contaremos con muchos partidos más para decirles: PRI, su tiempo se les acabó”, reviró.

Ésta es la segunda ocasión en la que el PAN impide la llegada de Cervantes a un cargo.

La primera fue en 2015, luego de haber solicitado licencia como senador de la República para refugiarse en la academia durante un año y cubrir los requisitos para ser propuesto como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin embargo, la presión del blanquiazul lo obligó a volver al Congreso en octubre de ese año.

“LA ROPA SUCIA SE LAVA EN CASA”

La senadora Yolanda de la Torre encaró al PAN. Dijo que la ropa sucia se lava en casa, pero los militantes del blanquiazul tienen posturas hipócritas y misóginas, tiran la piedra y esconden la mano y tratan de justificar la fractura interna de su partido a costa de demeritar el papel de la democracia y el sistema político, simplemente, acotó, “no están a la altura de México”.

«A México no le importan sus pleitos de camarillas, a México no le importa el socavón del PAN. A México le importan las instituciones. La doble moral, compañeros, no es un principio democrático. Es un mal estructural que caracteriza a la derecha mediocre, retrógrada, mezquina”, exclamó la senadora.

En su mensaje demeritó al dirigente nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya, a quien llamó el rey de los moches, un emperador de la corrupción que no respeta ni a su familia, pero también le aventó pedradas a Andrés Manuel López Obrador:

«Tengamos cuidado con los saltos al vacío, con el culto a la personalidad. Tengamos cuidado con el autoritarismo, cuidado con aquellos que no respetan ni confían en las instituciones. Tengamos cuidado con aquel mentiroso que ni su familia ni sus hermanos reconocen. Cuidado con el mesiánico, mucho cuidado. Y para muestra, un botón. Sólo miremos a nuestros hermanos de Venezuela; allá también tienen un dedo encuestador, si no, pregúntenle a Monreal”.

Defendió la labor del presidente Enrique Peña Nieto y del PRI. Comentó que ellos no buscan el aplauso inmediato, sino definir lo que más le convenía al país, a lo que otros con tibieza no se atrevieron.

Por ejemplo, dijo, hoy la economía es estable y el crecimiento supera la expectativa de los analistas en 3%, se han creado casi 3 millones de empleos y más de dos millones han logrado superar la pobreza extrema. También el Estado ha recuperado la rectoría de la educación, más mexicanos tienen acceso a las telecomunicaciones y la participación privada del sector energético contribuye en la creación de nuevos proyectos.

EL CONGRESO FUE ESCENARIO DE REPROCHES CONTRA LÍDER PANISTA

Enfrentamientos y gritos, decenas de pancartas en las que se leía “No al fiscal Carnal” y una más con “Cordero Iscariote”, fueron los protagonistas de la sesión de apertura del primer periodo ordinario de sesiones del Tercer Año de Ejercicio de la LXIII Legislatura, en la que los grupos parlamentarios del Congreso aprovecharon para arremeter contra el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya.

La senadora del PRI, Yolanda de la Torre Valdez, describió al líder blanquiazul como “el rey de los moches, el emperador de la corrupción, traidor y canalla que no quiere a México. Al tiempo que la bancada del tricolor coreaba “Cordero, Cordero”, refiriéndose al panista recién electo presidente del Senado, mientras el aludido, con extremada seriedad, miraba desde lo alto de la Mesa Directiva del Palacio Legislativo.

«Si hablamos de corrupción, por qué el partido de Gómez Morin viene pidiendo hechos evidentes que no se le investigue a su presidente, en el PRI no solapamos ni somos tapaderas de corruptos, lo hemos demostrado… porque Anaya es un parricida que traicionó a su propio jefe político, Anaya va a traicionar al PAN y va a traicionar a México”, aseveró la legisladora del PRI.

Un nuevo amago a la Cámara de Diputados llegó del coordinador del PAN en San Lázaro, Marko Cortés, quien advirtió que no avalarían la elección de la Mesa Directiva mientras el Senado no elimine de la Ley Reglamentaria de la Fiscalía General el artículo transitorio que avalaría que el procurador general de la República, Raúl Cervantes, se convierta en el primer titular del Sistema Nacional Anticorrupción.

«Ustedes construyan el transitorio y nosotros instalamos la mesa y podemos seguir negociando lo que es correcto para México”, reviró el panista.

A la amenaza de Acción Nacional respondió el líder del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, quien reviró que nunca en el siglo XX, ni en la historia de las instituciones había ocurrido algo similar, “convirtiendo el asunto del fiscal en moneda de cambio”, que no es competencia de la Cámara de Diputados.

El senador del Verde, Carlos Puente, fue el encargado de refrescarle la memoria al PAN, pues aseguró que ya olvidaron que, con 96 votos, entre ellos el de Anaya, entonces coordinador, votaron el pase automático del procurador para fiscal.

«Yo no sé si tienen amnesia o es oportunismo político, pero hay que ser claros y hay que ser congruentes y hablarle de frente a México; con la verdad asuman las consecuencias de la toma de decisiones, lo votaron y ahí está… qué bueno que opinen y que estén involucrados, pero respeten que será una decisión soberana del senado de la República”, acentuó.

Al chantaje del PAN se sumaron los grupos parlamentarios de Morena, PT y Movimiento Ciudadano, quienes respaldaron la decisión del partido de derecha de impedir que se elija la presidencia de San Lázaro, mientras tanto el tiempo se agota.

La indignación traspasó el pleno, pues el desdén del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien envió al subsecretario de Enlace Legislativo, Felipe Solís Acero, a entregar el Quinto Informe, un hecho nunca antes visto, se leyó como una grosería y un berrinche priista.

«Me parece una grosería. Una grosería porque hay una presidenta de la Mesa Directiva, que debió haber recibido el Informe. Y no a través del secretario general”,  aseveró el presidente de la Junta de Coordinación Política, Francisco Martínez Neri.

El desaire también fue detectado por el vicecoordinador del PRI en la Cámara baja, Jorge Carlos Ramírez Marín, sin embargo, justificó la decisión del funcionario.

«Lo tiene que recibir el Congreso, no fija un personaje en particular”, afirmó el legislador.

Con información de Excélsior