Desde 2008, se han registrado más de 24.000 casos de sarampión en Francia. Desde hace nueve años, 10 menores han fallecido por esa enfermedad en el país galo.

Estos alarmantes datos han conducido a Francia a tomar la decisión de obligar a la vacunación contra 11 enfermedades a los menores a partir de 2018, como anunció recientemente el primer ministro, Edouard Philippe.

En Francia, actualmente son tres las vacunas obligatorias: la de la difteria, la del tétanos y la de la poliomielitis, a las que se unirán la de la tos ferina, la hepatitis B, la del bacilo Pfeiffer, la del pneumococo, la del meningococo C, la del sarampión, la de las paperas y la de la rubeola.

La ministra de Sanidad de Francia, Angès Buzyn, explicó en rueda de prensa que la medida tendrá «una duración limitada», recoge el diario francés Le Monde, con el objetivo de abordar el problema de no vacunación que vive el país: hasta el 41% de los franceses duda de la seguridad de las vacunas, muy lejos del 12% de media mundial.

De hecho, con respecto al sarampión, hay más de un 23% de la población francesa sin vacunar en edad de estarlo, uno de los porcentajes más altos de Europa. En concreto, para la eliminación de esta enfermedad la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un 95% de cobertura. En Francia, a penas llegan al 75%.

 

 

Otros países europeosEsta medida se suma a la que ya anunció Italia en mayo de este año, por la que a partir de septiembre obligará a los padres a vacunar a sus hijos. Contemplan sanciones de hasta 7.500 euros en casos de incumplimiento de la norma.

Los brotes que viven ambos países desde hace años han desembocado en estas decisiones. Según la OMS, Italia es el sexto país del mundo con más casos de sarampión. Sólo en lo que va de año acumula más de 3.000.

Pero hay más. Según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, dependiente de la Unión Europea, en el mismo periodo ha habido 3.922 casos de sarampión en Rumanía, 950 en Alemania, 460 en Reino Unido, 327 en Francia y 316 en Bélgica.

De estos países, sólo en Rumanía es obligatoria esta vacuna. En Europa, actualmente son 12 los países en los que la vacunación es imperativa: Bulgaria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, aunque no en todos las mismas, el calendario de vacunación en España no es obligatorio, sino que se basa en recomendaciones.

Efecto Colectivo

Desde la OMS, el oficial técnico del Programa de Enfermedades Evitables con Vacunas e Inmunización de la Región Europea, el doctor Mark Muscat, explica a este periódico que las tasas de vacunación insuficientes «son un problema muy serio».

Así, el experto recuerda que todos los países de la Unión Europea se han comprometido con el Plan de Acción 2011-2020 de esta organización, por lo que deben alcanzar una alta cobertura de inmunización en todos los niveles administrativos para proteger completamente a sus poblaciones de enfermedades prevenibles con vacunación.

«Es preocupante ver que las tasas de cobertura nacionales se han estancado en algunos países e incluso han descendido en los últimos años», admite Muscat. «Con el tiempo, esto lleva a que se acumule un número de individuos vulnerables y puede, a la larga, dar lugar a brotes», añade.

Por ello, recuerda que, hasta que todos los países hayan alcanzado una cobertura suficiente, todos los individuos vulnerables serán susceptibles de contraer una de estas enfermedades. «Debemos asegurarnos de que todas las personas entienden el valor de la inmunización y de las vacunas», indica.

«Recibir todas las dosis de las vacunas recomendadas según el calendario establecido permitirá a la persona producir una respuesta inmune más específica y más duradera». En cualquier caso, Muscat recuerda que los calendarios de vacunación están diseñados minuciosamente para ofrecer la mejor protección posible cuando más sea necesaria.

Con información de El Mundo.es