Este martes el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos comunicó que permitirá la construcción expeditiva de barreras y caminos de seguridad a lo largo de la frontera entre San Diego y Tijuana. Esta medida se toma sin tener en cuenta las leyes ambientales y de otros tipos.

La dependencia estadounidense señaló que el proyecto estará centrado en 24 kilómetros hacia el este desde el Océano Pacífico, como parte del muro fronterizo planteado por el presidente Donald Trump.

“El Departamento de Seguridad Nacional ha lanzado una excepción a ciertas leyes, regulaciones y otros requerimientos legales para asegurar la expedita construcción de barreras y caminos en las cercanías de la frontera de San Diego. La excepción será detallada en el Registro Federal en los próximos días”, apunta la misiva.

“(La excepción del proyecto) se concentrará en aproximadamente en un segmento de 24 kilómetros de la frontera de San Diego, que comienza en el Océano Pacífico y se extiende al este, aproximadamente 1.6 km al este de lo que se conoce como Monumento Fronterizo 251”, agregó.

La omisión de ciertas leyes es una facultad del Departamento de Seguridad dada por el Congreso, la cual cubre diversas leyes ambientales, recursos naturales y uso de suelo.

La infraestructura fronteriza en San Diego es imprescindible de acuerdo con el Departamento de Seguridad debido a que dicha región es una de las más concurridas, donde 31 mil migrantes fueron detenidos en 2016.

Asimismo, el Departamento de Seguridad señaló que usará “apropiados materiales y tecnología para lograr de manera más eficiente el control operacional de la frontera”.

Con información de López-Dóriga Digital