La constructora brasileña Odebrecht creía que Emilio Lozoya, ex director de Pemex, sería el próximo Presidente de México, una idea que gustaba a la empresa acusada de ofrecer sobornos a gobiernos de 12 países, reveló el abogado Rodrigo Tacla a El País.

Durante la entrevista para El País, el abogado afirma que más de mil funcionarios, candidatos y Presidentes fueron sobornados por la constructora Brasileña, “desde gerentes de empresas públicas, hasta jefes de Estado”. Y en su lista, también desfila México.

Cuando los periodistas, José María Irujo y Joaquín Gil lo cuestionan sobre la relación de Odebrecht con México, el abogado contesta que la empresa creía que Emilio Lozoya Austin, ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), sería el próximo Presidente del país, e incluso, “les gustaba esa idea”.

Las elecciones mexicanas presidenciales serán en 2018. Emilio Lozoya perdió su puesto de manera todavía no clara.

En abril de este año, la revista brasileña Veja reveló documentos judiciales donde Emilio Lozoya Austin habría solicitado 5 millones de dólares a la empresa Odebrecht.

“El denunciante Hilberto Mascarenhas, Director del Sector de Finanzas Estructuradas de Odebrecht, narró al fiscal haber recibido la solicitud [de soborno] del millonario Emilio Lozoya, ex presidente de la gigante Pemex”, señaló el medio en la nota publicada en su portal web.

Mascarenhas dijo a las autoridades que la solicitud de soborno se habría producido durante una reunión con Luis Weyll, director general de Odebrecht Infraestructura en México, autorizada por Luiz Mameri, presidente de Odebrecht Infraestructura para América Latina.

Veja no detalló si se realizó la transacción o no.

También señaló que el encuentro entre Lozoya y Odebrecht tuvo lugar “en noviembre de 2014 y alcanzó la cifra nada tímida: voluminosos 5 millones”.

Sin embargo, a través de un comunicado, el funcionario señaló que “nunca recibió dinero ilegal de Odebrecht” y que cualquier información relativa a a los supuestos pagos irregulares son calumnias: “Me reservo a la acción legal en contra de los que me calumnian sin ninguna base legal”, añadió en su respuesta al medio brasileño.

El 12 de abril, Forbes dio a conocer que el Consejo de Administración de Pemex autorizó investigar la gestión de su ex director general, a  Lozoya, por los contratos con la brasileña Odebrecht y Agro Nitrogenados.

Emilio Lozoya Austin –hijo de otro político de la vieja guardia priista, Emilio Lozota Thalmann– dejó Pemex en medio de varios escándalos. El más importante: la revelación, por medio de audios difundidos en Youtube, de sus nexos con una de las constructoras del sexenio: OHL.

Además de los números rojos y audios filtrados en YouTube que dejaron al descubierto el apoyo de Lozoya Austin hacia la constructora OHL México, el ex director de Pemex buscó también establecer relación con la firma de abogados panameña Mossack Fonseca.

LA PGR ESCONDE EXPEDIENTES

A diferencia de casi todos los países involucrados en el caso Odebrecht, en México no se sabe siquiera si hay una investigación real. La prensa mexicana también ha tratado el escándalo con cierta distancia.

Apenas el pasado 5 de abril se supo que la Procuraduría General de la República había reservado la información relativa al caso Odebrecht por 5 años.

Los sobornos que la constructora brasileña Odebrecht dio a funcionarios de América Latina para conseguir contratos ha derivado en grandes investigaciones en países como Brasil, Argentina, Perú y Ecuador, no así en el caso de México. A pesar de que Pemex abrió una investigación interna y aseguró que había puesto una denuncia en contra de quien resultara responsable, la PGR reservó hasta por un periodo de cinco años todos los informes, reportes y órdenes de investigación.

La PGR respondió a una solicitud de información pública que presentó un particular que negará cualquier documento relacionado que acredite el pago de sobornos a funcionarios mexicanos.

“Las expresiones documentales solicitadas se encuentran clasificadas como reservadas, acorde con lo establecido en los artículos 99 y 104 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y el artículo 34 de los lineamientos generales en materia de clasificación y desclasificación de información, ‘así como para la elaboración de versiones en el Diario Oficial de la Federación el 15 de abril de 2016, podría permanecer con tal carácter hasta por cinco años’’, de acuerdo con el oficio PGR/UTAG/01304/2017 de la plataforma electrónica del Instituto Nacional de Transparencia.

Con información de Sin Embargo