Angelina Jolie ha dado una entrevista a la revista Vanity Fair en la que habla por primera vez sobre los motivos de su sonado divorcio. Casi un año después, la actriz se sincera acerca de cómo han vivido ella y sus hijos el proceso de separación con Brad Pitt iniciado en el verano del 2016.

“He estado muy preocupada por mi madre cuando yo crecía, mucho. No quiero que mis hijos se tengan que preocupar por mi”, cuenta Angelina a la revista. La madre de la intérprete se divorció de su padre, el actor Jon Voight cuando ella todavía era muy joven y además según se ha publicado en numerosos medios fue porque él engañó a su madre con otras mujeres. “Creo que es muy importante llorar en la ducha y no delante de ellos. Tienen que saber que todo va a estar bien aunque muchas veces tú misma no sabes si va a estarlo”. Duras palabras que la actriz confesaba a la famosa periodista de Vanity Fair, Evgenia Peretz.

Angelina Jolie ha negado que la vida tan ajetreada que llevaba el matrimonio haya sido la causa de su separación. “Nuestra estilo de vida no era para nada negativo. Ese no era el problema. Ese fue y será una de las maravillosas oportunidades que somos capaces de dar a nuestros hijos”. Jolie está muy orgullosa de sus hijos y afirma que ella y Pitt tienen como meta común el cuidado de su familia. La actriz también ha admitido que para final del verano del 2016 “las cosas se pusieron difíciles”, y ha reconocido que “ha sido un momento muy duro y ahora mismo ya estamos empezando a recuperarnos”

En la entrevista Angelina también ha contado cómo desarrolló una parálisis facial llamada Bell’s Palsy, hipertensión. “A veces las mujeres en la familia se ponen las últimas” dice la actriz, “hasta que se manifiesta en su propia salud”.

Recordemos que cinco días antes de firmar los papeles del divorcio, el Departamento de Menores y Servicios Familiares junto con el FBI comenzaron una investigación después de que Pitt presuntamente se pusiera “verbalmente abusivo” y “golpeara” a Maddox, su hijo más mayor, después de que el actor estuviera bebiendo en el avión privado de la pareja. La policía concluyó que no hubo ningún tipo de abuso.

Con información de Europa Press