La tormenta tropical Cindy tomó tierra en la madrugada del jueves en el suroeste de Luisiana, acompañada de lluvias y la amenaza de inundaciones repentinas y tornados, aunque se espera su debilitamiento en los dos próximos días.

A las 7:00 horas del jueves, el ojo del meteoro estaba a unos 64 kilómetros (40 millas) al noroeste del lago Charles, en Luisiana, y se movía en dirección norte a cerca de 19 kilómetros por hora (12 mph).

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, los vientos máximos sostenidos de Cindy bajaron a unos 64 kph (cerca de 40 mph).

La tormenta se cobró su primera víctima mortal el miércoles; un niño de 10 años de St. Louis murió en una playa de Alabama tras ser golpeado por un leño en la cabeza.

Con información de Excélsior