A casi siete meses del cambio de gobierno priísta a panista, la población vive una “omisión a la verdad” que se traduce en un desconocimiento del grado del daño que sufrió el estado en la pasada administración, señaló el investigador de Economía de la Universidad Veracruzana (UV), Rafael Arias Hernández.

Ante la inexistencia de avances en la Comisión de la Verdad, creada para investigar el origen de la deuda pública del estado desde 1998 al 2016, el especialista en economía refirió que se deben reflejar con urgencia la situación del estado.

“Ahora estamos viviendo la omisión de la verdad porque es una opacidad que no nos permite distinguir el tamaño del daño y quienes son todos los responsables”.

Desde que inició la vigente legislatura y Gobierno del Estado, se respaldó la consolidación de una comisión donde se pretendía indagar en la situación financiera heredada por los últimos tres ex gobernadores priístas; Miguel Alemán Velazco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa.

De ella, se superó los cinco meses estimados para su duración. Los legisladores encargados de la comisión, mencionaron que no se recibió ni un solo documento requerido a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

“Que se garantice la división de poderes, que puedan los órganos actuar conforme a las facultades que la constitución y las leyes le dan. En la medida que uno se subordine a otro, empiezan las complicaciones de las cuales los veracruzanos y los mexicanos no tenemos la culpa”.

Al ser cuestionado sobre que el fiscal general del estado, Jorge Winckler Ortiz es el abogado personal de la familia Yunes, lamentó dicho acto y pidió la necesidad de dividir las atribuciones laborales.

“Tiene que exigirse las responsabilidades de respeto a la estructura constitucional de la división de poderes y la ciudadanización, y autonomía de los órganos, de lo contrario, se va a complicar aún más la situación”.

“Se debe respetar en la realidad y no sólo en los discursos, el estado de derecho”, reiteró.

Arantxa Arcos/AVC Noticias