De 2011 a 2017, en Veracruz fueron asesinados al menos cuatro periodistas por año, alertó el director general del Canal Rompe viento TV, Ernesto Ledesma Arronte.

En su mensaje durante su participación en el foro «Retos y oportunidades en la transición a plataformas digitales en los medios tradicionales», aseguró que en ese mismo periodo han sido asesinados 20 periodistas y tres permanecen como desaparecidos.

Enumeró los asesinatos de Noel López Olguín, de Horizontes Diario la Verdad; Miguel Ángel López Velasco, reportero Notiver; Misael López de Solana La Jornada Veracruz.

Yolanda Ordaz, reportera de Notiver; Gabriel Fonseca de El Mañanero; Regina Martínez, corresponsal de Proceso; Esteban Rodríguez, Gabriel Huge Guillermo Luna Veracruz, de News; Víctor Manuel Báez Chino, de Milenio Xalapa.

Miguel Morales Estrada, de Diario de Poza Rica; Sergio Landa Rosado, del Diario Cardel; Gregorio Jiménez de Notisur; Moisés Sánchez de La Unión; Armando Saldaña Morales de La Grilla; Juan Heriberto Santos Cabrera, corresponsal de Televisa; Juan Mendoza Delgado, director Escribiendo la Verdad.

Rubén Espinosa, fotógrafo de AVC Noticias; Anabel Flores Salazar de El Sol de Orizaba; Manuel Torres González, director Noticias MT; Pedro Tamayo Rosas de Al Calor Político y Ricardo Monlui Cabrera del diario El Político.

Señaló que los riesgos de ser periodista en Veracruz es que los maten, desaparezcan, sean agredidos, con amenazas intimidaciones y hostigamientos.

O bien, que los despidan porque no se ajustan a la línea editorial del medio de comunicación, censuren o se autocensuren.

El periodista acusó que los estados en donde ha gobernado por muchos años deja «marcas» evidentes de violencia contra periodistas.

«En provincia no tienen la posibilidad de ganar un reflector nacional por haber sido despedidos de sus medios», señaló.

Añadió que a esto se suma la responsabilidad de los medios de comunicación ante los casos que se publican y que pueden resultar en un dilema por el riesgo que existe en un estado donde hay impunidad.

Dijo que tienen documentados tres casos de personas que desaparecieron en Xalapa y cuyos padres dieron el testimonio un mes después del hecho el vehículo seguía circulando con la misma placa y las autoridades no hicieron nada.

«Debemos hacer un análisis de riesgo y nos dice que hay un nivel de impunidad tal que si sacamos ese reportaje le puede suceder algo a la familia, qué es lo que se debe hacer».

Dijo que ante estos casos se debe analizar caso por caso para intentar disminuir el riesgo y saber si se debe publicar o no.

Además, señaló que los medios tienen el reto de sobrevivir y mantener la independencia a cualquier precio, no depender de la publicidad oficial para mantener al medio de comunicación y construir la identidad del medio.

Perla Sandoval/Avc