El exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado,  salió del hospital Los Ángeles la tarde noche de este martes , luego de ser sometido a una intervención quirúrgica y lograr un orden para continuar la vinculación a proceso con un arresto domiciliario.

El ex funcionario salió por la puerta de atrás del hospital para evitar a los medios de comunicación.

El lunes tenía audiencia en los juzgados del penal de Pacho Viejo, pero no se presentó, por lo que su defensa depósito una fianza y el pasaporte en garantía ante una posible fuga.

Cabe recordar que el pasado 12 de marzo,  Ríos Alvarado ingresó al Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pacho Viejo, luego de que un juez de control le dictó “medida cautelar” de prisión por un periodo de doce meses, acusado de tráfico de influencias, abuso de autoridad y haber facilitado la huida del gobernador con licencia, hoy prófugo de la justicia.

Apenas siete días después, el 19 de marzo fue trasladado al Hospital Los Ángeles por presentar hipertensión arterial con un antecedente de preinfarto hace tres años.

Aunque el fiscal general del estado, Jorge Winckler había señalado que el estado de salud del ex gobernador debería ser checado por peritos expertos para ver si continuaba en el hospital o lo trasladan al cereso de Pacho Viejo, eso no se concretó.

Apenas este martes, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, confirmó que la juez de control resolvió que Flavino Ríos Alvarado debe volver a su casa, debido a su situación de salud.

Aclaró que la decisión quedó exclusivamente en manos del Poder Judicial del estado y negó que si salida se deba a algún “pacto político”.

AVC/Noticias