Además del riesgo que representa para la existencia de por lo menos 800 especies animales, la construcción de un muro entre México y Estados Unidos alteraría el control de la contaminación, la cantidad y calidad de agua, la fertilización de suelos y la polinización, entre otros fenómenos naturales.

Así lo expuso el investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gerardo Ceballos González, quien destacó que la frontera norte del país es una zona ecológica muy diversa y levantar una valla representa diversas amenaza para el ecosistema de ambas naciones.

“El problema del muro con relación a las especies tiene que ver con la fragmentación del hábitat y de las poblaciones, así como hacerlas más vulnerables a fenómenos y catástrofes naturales, a la falta de alimento y al cambio climático global», apuntó.

A través de un comunicado del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, el especialista refirió que una especie conformada por 10 mil individuos será más vulnerable que la que tiene 50 mil, pero si la especie que tiene 50 mil integrantes está divida en cinco poblaciones, entonces será la más indefensa.

De igual forma, abundó, al impedir los movimientos migratorios de las especies se perdería la variabilidad genética pues se generarían problemas de endogamia (unión entre miembros de la misma especie), además de hacerlas más vulnerables ante riesgos ambientales como incendios o inundaciones.

Precisó que de las 800 especies vulnerables, 180 están en peligro de extinción, entre ellas, el jaguar, el berrendo, los castores y el perrito de la pradera, y mencionó que incluso el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos confirmó que esos géneros animales podrían desaparecer, pues algunas provienen de México.

El especialista comentó que en el planeta hay entre 15 y 100 millones de especies, de las cuales, solo dos millones han sido descritas científicamente y no se conoce la función ecológica de más de 90 por ciento.

El investigador de la máxima casa de estudios del país aseveró que con el muro se dañarían pastizales, zonas áridas, montañas, bosques, inclusive selvas que hay en la región de Tamaulipas y Texas, lo que alteraría el funcionamiento de la naturaleza, como es la oxigenación del atmósfera, el ciclo del agua, la fertilización de los suelos y la dispersión de semillas.

“Si es que se construye, esperamos que sea con ciertas normas para minimizar su impacto ambiental, pues el problema que estamos enfrentando es enormemente grave, porque si se construye el muro, estamos condenando a muchas especies a la extinción local o completa”, puntualizó.

Con información de Notimex