En Norteamérica, a partir de la década de los años noventa se generó una tendencia de mujeres artistas gráficas, quienes han transformado el grabado al incorporar temáticas de otras disciplinas como la biología, los mapas coloniales y modelos científicos emanados de la física, explicó Bernice Ficek Swenson, académica de la Universidad de Wisconsin en River Falls, Estados Unidos.

La profesora, quien es fotógrafa y artista gráfica, actualmente realiza una estancia como invitada en la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana (UV) y dictó la conferencia “Mujeres en la gráfica norteamericana”, el jueves 23 de marzo en la Galería AP.

Byron Brauchli Thompson, académico de Artes Plásticas y quien fue el encargado de presentar y traducir la conferencia de Ficek, señaló que es la segunda vez que la académica visita la Facultad, estancia durante la cual preparará planchas de grabado.

La académica norteamericana inició su intervención citando a Gill Saunders, destacado curador del Victoria & Albert Museum de Inglaterra, quien en la conferencia que impartió en el Columbia College de Chicago en 2006, señaló que desde 1990 hubo un desarrollo sin precedente en las propuestas de mujeres artistas gráficas, no sólo en Estados Unidos sino  “La impresión de arte gráfica es ahora verdaderamente una forma democrática de arte que está llena de responsabilidades, de réplicas y de duplicación, ahora engloba todo, desde carteles enormes hasta identificaciones como prendedores, cuestionando las percepciones comunes respecto a qué es el arte y cómo lo hacemos”, compartió la fotógrafa.

Agregó que ha ocurrido una revolución digital que adoptaron las mujeres artistas alrededor del mundo y se enfoca en los procesos de impresión donde se reflejan algunas de sus inquietudes y temas, al combinar imágenes digitales con procesos tradicionales e innovadores.

De acuerdo con su análisis, Bernice Ficek agrupó a las creadoras en tres temáticas primordiales, emanadas de sus ideas y los procesos utilizados para sus obras. La primera categoría es la investigación científica, porque hacen una referencia a la naturaleza; otra categoría tiene cargas y conceptos políticos, y una tercera se refiere a lo espiritual y lo etéreo.

Bárbara Robertson fundadora de los talleres de grabado de Seattle, Washington, se situaría en la primera, pues su obra combina imágenes científicas provenientes de periódicos, revistas y publicaciones especializadas; ahora trabaja en proyectos de animación de dichas impresiones que incluyen música y performance.

En la segunda categoría nombró a Catherine Debout, profesora de la Universidad Estatal de Montclair en Nueva Jersey, quien se ha dedicado a escanear antiguos mapas coloniales que intercala con sus propias imágenes, obtenidas de los diversos viajes alrededor del mundo que ha realizado con el apoyo de las becas Fulbright.

Su intención es incitar a la reflexión sobre los estereotipos que integran a este tipo de imágenes antiguas y las exhibe como ocurría con los gabinetes de curiosidades, muy populares desde el siglo XVI y hasta el XIX.

“Estas imágenes buscan mostrar además nuestras percepciones figuradas sobre lo desconocido, confrontando las imágenes del pasado con las del presente y del futuro.”

Dentro de la tercera categoría mencionó a Deborah Cornell, académica del Departamento de Arte de la Universidad de Boston, quien ha trasladado por completo su obra al formato digital y elabora imágenes etéreas que tienen como origen sus preocupaciones sobre el medio ambiente.