El despacho Porter Abogados y organizaciones civiles en el estado han emprendido la defensa legal de la joven de diecinueve años recluida en febrero pasado en un anexo para “curarse” de su lesbianismo, tras la solicitud de apoyo de su pareja sentimental.

De acuerdo con el litigante del despacho, Saúl Hernández Martínez, la Fiscalía General del Estado ya cuenta con al menos un testimonio en el caso, el de una persona que conoció a la joven al interior del anexo, a principios de febrero, y quien le pidió que se comunicara con su novia para informarle de su paradero y su estancia forzada en el lugar.

“La novia de esta chica anexada levantó la denuncia y se puso en contacto para poder tener asesoría legal. Hay indicios, al menos de dos personas, que la contactaron después de conocer a su novia en el anexo, quien les refirió que estaba en contra de su voluntad y que necesitaba ayuda. Una ya compareció ante la Fiscalía”, reveló el abogado.

Informó que la causa está abierta contra quien resulte responsable por los presuntos delitos de privación legal de la libertad o secuestro: podría ser el anexo o los propios padres quienes reconocieron que la recluyeron en el centro de rehabilitación para “curarla” de sus “desviaciones”.

“Le comentaron que había sido llevada a un lugar, debido a sus desviaciones, así con esas palabras, para que reflexione y se purifique, entonces al parecer hay una cuestión de creencias religiosas que dan origen a este tipo de situación”.

Mientras la fiscalía general hace diligencias y designa a personal para las averiguaciones, la joven denunciante ha sido apoyada por varias organizaciones civiles en el estado y la Defensoría Estatal de Derechos Humanos también ha sido notificada del caso.

De acuerdo con el integrante de Porter Abogados, no se trata del primer caso de reclusiones por preferencias sexuales en un anexo en Querétaro; sin embargo, la mayoría de las veces han sido “invisibilizados”.

Con información de amquerétaro.com