Ante un Congreso dividido, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró que construirá un muro en la frontera con México.

Durante su primer discurso del Estado de la Nación, los demócratas se mantuvieron gran parte del tiempo sentados y sin aplaudir, en una muestra de desaprobación al mandatario y reflejo de las divisiones en el país.

Incluso, cuando Trump mencionó el muro se escucharon algunos abucheos. «Pronto empezaremos la construcción de un gran, gran muro en la frontera sur», expuso mientras los legisladores republicanos aplaudían.

Glenn Kessler, columnistas y verificador de datos del Washington Post, destacó que desde la llamada telefónica con Enrique Peña Nieto, Trump no ha vuelto a decir que México pagará por el muro.

En el mensaje, el mandatario reiteró su intención de fortalecer la seguridad en su país y proteger a los ciudadanos de amenazas extranjeras.

«Mi administración ha procurado la seguridad fronteriza y detener la inmigración. Finalmente, al aplicar las leyes antiinmigración, vamos a generar más empleos, ahorrar miles de millones de dólares, y hacer que nuestras comunidades sena más seguras para todos», detalló, igualmente seguido por abucheos y aplausos de los asistentes.

«Debemos restablecer el Estado de Derecho al interior de nuestro país», apuntó.

 Con información de El Financiero