Creada en 2012, la Comisión Ejecutiva para la Atención Integral a Víctimas del Delito (CEAV), ha sido ineficiente para atender a las víctimas de desaparición en el estado, pues no cuenta ni con los recursos ni la atención debida ante esta problemática.

Este jueves, colectivos de familias en busca de personas desaparecidas se manifestaron en las afueras de la Comisión Ejecutiva para la Atención Integral a Víctimas del Delito, para denunciar omisiones y pedir la renuncia de la actual directora, Mireya Toto.

Al grito de “¡Fuera Toto¡ ¡Que renuncie ya ya ya¡”, familiares de colectivos originarios de Coatzacoalcos, Xalapa, Veracruz, Orizaba y otros municipios de la entidad, se postraron en la banqueta para reclamar las deficiencias del organismo y exigir un trato digno y humanitario:

“No es un gusto estar pidiendo audiencia, pedimos que nos apoyen y seamos escuchados, que las instituciones hagan para lo que fueron creadas”.

Pedro Manuel Mávil Martínez, padre de Gemma Mavil,  desaparecida el 3 de mayo del 2011, cuyo cuerpo está perdido en los panteones municipales de Xalapa, explicó que incluso han dejado de asistir a reuniones y audiencias en la Procuraduría General del República (PGR), por no hay recursos para los viáticos cuando es una obligación de esta comisión proporcionarlos.

Señaló que las familias de desaparecidos tuvieron que abandonar sus trabajos y deshacerse de bienes inmuebles para hacer frente a las necesidades económicas para localizar a sus desaparecidos en zonas tan riesgosas como fosas clandestinas.

Ante estas necesidades, la comisión ha sido omisa y no ha llevado a cabo su función ni los ha apoyado en la gestión ni en el aspecto económico.

Desde las siete de la mañana, familiares de desaparecidos se reunieron a las afueras de la comisión estatal, esperando que llegara Toto Gutiérrez, quien hasta el mediodía de este jueves, no asistió a las oficinas.

Al grito de: «Qué se levante temprano», «Que no sea floja», «Fuera Mireya Toto», los inconformes exigieron al gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes Linares, la renuncia de la directora de la comisión.

Fuera elefantes blancos

Lucía de los Ángeles Díaz, del Colectivo Solecito, advirtió que la medida drástica para Toto Gutiérrez es la renuncia ante su falta de acción: “Es una aviadora, ya que solo venga y entregue su renuncia”.

Previo a la reunión al medio día con el subsecretario de derechos humanos, Roberto Campa Cifrián, en la Fiscalía General del Estado (FGE), solicitaron la desaparición de la comisión a la que calificaron como un “elefante blanco”.

“Fuera los funcionarios que nada más cobran un sueldo, es una aviadora común y corriente, nosotros necesitamos una personas que realmente tenga un perfil de atención, que sea empática y atienda a las víctimas, que sea sensible y no una persona que solo venga a cobrar su quincena”, señaló.

Otros de los familiares pidieron calidad humana en la atención a víctimas y reiteraron que urge un cambio, que dicha dependencia cumpla sus funciones.

Toto nunca llegó

Poco antes del mediodía, personal de la comisión negó el acceso a las víctimas del delito, bajo el argumento de que la atención era brindada únicamente con previa cita.

Al paso de los minutos, los dejaron ingresar pero si se registraban en unas hojas.  La selección no agradó a los inconformes que entraron por completo al abrir la puerta.

El acceso a medios, a la dependencia gubernamental, fue negado, azotando la reja frente a estos. Sin embargo, la funcionaria nunca llegó a la dependencia.

Los familiares de desaparecidos hicieron dos pausas previo a la reunión con Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos en la Secretaría de Gobierno.

La primera en la dependencia estatal y la segunda en plaza Lerdo.  En ambos sitios no recibieron atenciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arantxa Arcos/AVC Noticias