Córdoba, Ver.- El gasolinazo aplicado por el Gobierno federal ha provocado que en estos primeros 15 días del año, las ventas se desplomaran hasta en un 40 por ciento, lo cual se puede agravar en las primeras semanas de febrero cuando se establezca otro aumento y posteriormente se liberen los precios, lo cual habrá de generar mayor turbulencia.

Ángel Libreros, empresario gasolinero, integrante de la Organizaciones de Gasolineros del estado de Veracruz (Ogave), estimó que el impacto de los gasolinazos se prolongará todo el primer semestre de este año, previéndose que después tome un “estado fijo” que permita establecer escenarios concretos.

Indicó que la caída en ventas puede repercutir en la plantilla laboral y las estaciones de servicio, sin embargo, por el momento se descartan los despidos, ante la crisis que se vive en estos momentos, el empresariado debe enfrentarla con servicio y calidad.

“Por lo que estamos viendo el panorama no es muy alentador, en lo que va transcurrido nos ha pegado mucho el 20 por ciento de incremento, y se refleja en el consumo, las familias se afectaron porque en automático otros productos ya subieron entre el 40 y el 50 por ciento, entonces los automovilistas están tomando medidas para economizar”, indicó.

Explicó que vía redes sociales y grupos de “WhatsApp” se difunden mensajes para ahorrar gasolina, que va desde el no utilizar el vehículo o si no, organizarse con vecinos o personal del mismo trabajo, para armar rutas y un solo vehículo se utilice, “esto suena como que igual funcione o no, pero lo curioso es que escuchas que la gente lo está tomando en cuenta, entonces eso impactaría más todavía”.

El entrevistado también pidió que autoridades competentes intervengan en los casos en donde están vendiendo combustible a bajo costo en colonias de la ciudad, pues eso es competencia desleal, pero desgraciadamente la gente por ahorrarse unos pesos acude.

Y es que vía redes sociales también, se ha denunciado que son los conductores de taxis los que más recurren a este tipo de compra, mientras que Pemex debe también tomar medidas para evitar las fugas, “siempre hemos dicho que tiene una mala infraestructura, y es por eso que hay muchas fugas”.

Agregó que para poder sobrellevar la situación, en las estaciones de servicio han optado por introducir otros negocios como: farmacias, mini súper, tiendas de conveniencia o restaurantes, con el fin de tener otros ingresos que les permitan salir a flote.

 

 

 

 

 

AVC/Noticias