Xalapa, Ver.- A los familiares de las personas fallecidas en el accidente de un camión que transportaba trabajadores dedicados al corte de café en la carretera Coatepec–Jalcomulco, llegó una persona al Centro de Alta Especialidad (CAE) “Dr. Rafael Lucio” a ofrecerles cinco mil pesos por “muertito” a cambio de “una firma en un papel que no saben que decía”, y por herido 500 pesos para ayudarse con los gastos médicos.

Han pasado casi 24 horas sin que las autoridades de la dirección de Tránsito; la dirección de Transportes del Estado, pertenecientes a la secretaría de Seguridad Pública (SSP) o el presidente municipal de Coatepec, Ricardo Palacios Torres les informen qué ocurrió con el camión habilitado para acarrear caña, donde viajaban más de 30 cortadores de café.

Los familiares de los heridos se encuentran aglutinados en el CAE “Dr. Rafael Lucio” y otros más en el Hospital Regional “Dr. Luis F. Nachón” de esta ciudad en espera del diagnóstico médico, sin dinero para pagar medicinas y sin saber qué pasó, o a quién recurrir.

Afirman que no fueron cuatro muertos en el accidente como lo dieron a conocer las autoridades, sino que son 11 y entre ellos perdió la vida un niño con dos años de edad, que viajaba junto a su madre para ir cortar café a la Finca del patrón, Jorge Martínez.

Los cortadores de café son habitantes de comunidades concernientes al municipio de Coatepec como “Bella Esperanza” y cada año en el mes de septiembre son contratados para iniciar la labor que finaliza en abril.

Los trabajadores heridos y fallecidos habían acudido a cortar café a la finca Roma, cuando terminaron alrededor de las 09:00 de la mañana, el patrón ordenó que los llevaran en el camión a la finca San Juan y fue en ese traslado cuando ocurrió el accidente.

Ahí viajaba Eloísa Hernández Paredes con 32 años de edad, y su esposo Alberto Méndez Ruíz, ambos madre y padre de cinco hijos. Los dos acudieron a cortar café. Ahora están internados en el CAE. Ella está a punto de perder una pierna y él está gravé, padece diabetes e hipertensión arterial; en el accidente recibió un fuerte golpe en la cabeza, su vida corre peligro.

“Los estaban trasladando de una finca a otra. No sabemos nada, no nos han dicho nada, sólo sabemos que el camión se quedó sin frenos, no sabemos realmente, porque nadie nos dice nada. Era un carro viejísimo”, señalaron.

 

 

 

 

Verónica Huerta/AVC