Tras las violentas protestas por los gasolinazos en la región, integrantes de la Organización de Gasolineros del Estado de Veracruz (Ogave) advirtieron del riesgo de cerrar al menos 20 estaciones de servicio, con la pérdida de empleos que conllevará en las ciudades de Córdoba, Fortín, Coscomatepec, Huatusco y Paso del Macho, en caso de que las autoridades no actúen ante el saqueo y destrozos causados por los manifestantes.

Tras los hechos registrados ayer en Coscomatepec, Chocamán, Fortín y Paso del Macho donde grupos inconformes efectuaron actos vandálicos, sustracción de combustible, daños y amenazas al personal de las gasolineras, varias ya no abrieron este miércoles ante el temor de nuevas expresiones violentas en contra de empresas que no tienen la responsabilidad de los gasolinazos.

Desde el lunes se dieron incidentes en contra de gasolineras de Chocamán, donde personas desconocidas balearon las oficinas, en otras estaciones de la misma zona sustrajeron combustibles, aceites y otros insumos al violentar las bodegas y oficinas, por lo cual ya se presentaron las denuncias correspondientes.

Entre los presentes en una rueda de prensa que ofrecieron a los medios de comunicación, se encontraban los empresarios Rufino Medorio, Apolinar González y Luis Orbezo Valle, mencionaron que esperarán que el Gobierno estatal atienda su demanda de mayor seguridad, pues desde que inició esta semana y sobre todo este martes en el que las acciones se recrudecieron, nunca encontraron el respaldo del C-4, que pese a solicitar el auxilio nunca llegaron los elementos a los diferentes puntos.

Explicaron que las pérdidas que tuvieron durante estos días van de los 80 a los 100 mil pesos, y desgraciadamente nadie responderá por ello, ya que en algunas estaciones sobre todo de Coscomatepec prácticamente regalaron el combustible los grupos vandálicos.

En Córdoba, “afortunadamente” los hechos no han sido de agresiones, únicamente el pasado lunes un grupo encabezado por maestros del Movimiento Popular Magisterial Veracruzano (MMPV) se manifestó pacíficamente en las instalaciones de una estación ubicada sobre la autopista, pero no pasó a mayores.

 

 

 

 

Zaida Salas/AVC