Hay que hacerse a la idea de que las inteligencias artificiales están aquí para quedarse y para cambiar la manera en las que nos relacionamos con las máquinas. Y también para realizar de forma automática cosas que a nosotros nos cuestan horas, independientemente de las herramientas usadas.

Como bien demuestra Smile Vector, un bot de Twitter descubierto por The Verge, hacer que cualquier persona famosa sonría es algo muy sencillo y que ‘solo’ requiere una inteligencia artificial que aprenda sola a partir de muchas fotos de dichas ‘celebrities’ y dicho montón de fotografías.

Un futuro lleno de montajes profesionales

Aunque Smile Vector no es perfecto y deforma las caras de las personas a las que hace sonreír, hasta el punto de que no parezcan ellas mismas en algunos casos; lo importante es el automatismo: es un programa de ordenador que ahorra horas de Photoshop y que convierte un proceso complejísimo en algo sencillo y rápido.

Este no es el primer caso de la impresionante capacidad analítica e interpretativa de una inteligencia artificial. Las IAs, también pueden componer texturas de caras en tres dimensiones a partir de fotografías con muy buen resultado.

Algo que suena tan complejo puede usarse para otras cosas mucho más sencillas y mundanas, como hacer calvo a Donald Trump con una precisión pasmosa. O también se le puede hacer decir cualquier cosa, gracias a un software que analiza rostros, los interpreta y adapta lo que otra persona dice a su cara.

¿Que una cara que dice algo no sirve para engañar a una persona porque la voz no es la misma? No hay problema: los creadores de Photoshop trabajan en un editor que sería su equivalente en el mundo del sonido. También gracias a una IA que aprende las particularidades de una voz mediante otras grabaciones.

Esto, por supuesto, obligará a todo el mundo a tener un ojo más analítico con fotos, vídeos y sonido, lo que no puede ser malo en una sociedad plagada de por sí de noticias falsas. Aunque puede que en el futuro haya engaños muy elaborados, al final siempre hay formas de saber si una foto, vídeo o sonido está trucado.

Algunos usos de esta tecnología, por fortuna, son más inocentes y sirven, por ejemplo, para hacer que Joey Tribbiani, el personaje de Friends interpretado por Matt Leblanc, sea siempre joven y pueda seguir ‘actuando’ como una recreación artificial creada por máquinas.

 

 

 

 

Con información de El Mundo.es