l titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, señaló que los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) 2015, que ubican a México en el último lugar de las 35 naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con un estancamiento en el desempeño de los jóvenes de 15 años en más de una década, demuestran que no hemos mejorado y tampoco empeorado, y esa es la mejor muestra de por qué se hizo la reforma en la materia.

Reconoció que mejorar en la calidad de los aprendizajes podría demorar una década. Obtener un avance significativo va a tomar tiempo, añadió. Tras señalar que nadie en México puede sentirse satisfecho con esos resultados, enfatizó: Tampoco hay forma de blindar una modificación educativa, pues su permanencia, subrayó, dependerá del proceso electoral de 2018.

Por la mañana participó en la presentación de los resultados de PISA 2015, dados a conocer ayer por la OCDE, acto en el cual destacó que en materia de desempeño educativo no hay cambios en 10 años. No existen mejoras significativas en los resultados. Afirmó que la política de enseñanza en el país, como muchas otras, está sujeta a los procesos democráticos, a las elecciones, y me parece, sin lugar a dudas, que uno de los temas de reflexión en 2018 será si se quiere o no continuidad en la política y reforma educativa.

En el acto, convocado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Nuño Mayer apuntó: Si tuviéramos resultados satisfactorios no hubiera sido necesaria una reforma educativa ni estar haciendo cambios y transformaciones que se están realizando, ni entrar al desgaste que inevitablemente tiene estructurar una modificación de esta profundidad, porque toca muchos intereses.

La visión del INEE

En tanto, Eduardo Backhoff, integrante de la junta de gobierno del INEE y representante de México ante la OCDE-PISA, calificó de positivoque el país mantenga los mismos resultados de desempeño en una década, pues, aseguró, en los pasados 15 años se incorporaron a las aulas 600 mil adolescentes de las condiciones socioeconómicas y académicas más bajas.

Aseveró que, pese a que 48 por ciento de adolescentes mexicanos que han concluido su enseñanza básica no tienen conocimientos elementales en materia de ciencia, México se ubica arriba de otros países de América Latina y el Caribe.

Backhoff destacó que el país tiene uno de los mejores comportamientos en equidad y los resultados son mejores a lo esperado, dada la condición socioeconómica de los estudiantes evaluados.

Al respecto, en su análisis sobre PISA 2015, el INEE advierte que la fuerte inercia que caracteriza los sistemas educativos lleva a reiterar la idea de que no es fácil que se den cambios bruscos en los niveles de aprendizaje de los alumnos, sobre todo en el caso de sistemas de grandes dimensiones.

Por ello, destacó, podrán esperarse cambios en los niveles de aprendizaje de forma sostenida “si, por una parte, mejoran las condiciones del entorno en que viven los estudiantes –con mayores ingresos, menor desigualdad, más desarrollo humano y menores cifras de pobreza– y si, por otra parte, mejoran también los factores escolares con mejores planes y programas de estudio, escuelas mejor equipadas, buenos materiales didácticos y, sobre todo, mejores prácticas docentes, gracias al trabajo de profesores más motivados y capacitados”.

Posteriormente Nuño Mayer acudió a la tercera reunión del consejo de coordinación regional, zona noroeste, de la Confederación Nacional de Gobernadores en Mazatlán Sinaloa, donde insistió en que los procesos de cambio educativo tardan en madurar, pero lo importante es tener ya las políticas públicas para reformar la enseñanza.

 

 

 

Con información de La Jornada