Tras el escritorio de la Procuraduría General de la República (PGR) se encuentra sentado un hombre que se hizo abogado por admiración a sus padres, quienes se conocieron litigando. En su casa, cuando era niño, veía como dictaban amparos y desde que estaba en la secundaria acompañaba a su padre a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Raúl Cervantes llegó a esa silla con el sambenito de ser un hombre cercano al presidente Enrique Peña Nieto. Sin embargo, asegura que como procurador no tendría ningún conflicto, en un hipotético caso, para investigar al jefe del Ejecutivo, aun estando en funciones o después del término de su mandato.

El procurador recibe a EL UNIVERSAL en su oficina de Paseo de la Reforma, un moderno edificio que han ocupado antes que él siete predecesores: dos del sexenio de Vicente Fox, tres de la administración de Felipe Calderón y dos durante el actual gobierno, y habla de temas coyunturales. La lucha contra la corrupción y los casos de los ex gobernadores de Sonora y Veracruz, de la decisión presidencial de no permitir que tenga pase automático de procurador a fiscal general, y del caso Ayotzinapa, que ha marcado a este gobierno.

Asegura que se está combatiendo la corrupción desde arriba, y pone como ejemplos los casos de los ex gobernadores Guillermo Padrés (PAN), de Sonora, y Javier Duarte (PRI), de Veracruz. En ambos dice que se va por las cabezas, no por los mandos medios.

“Lo que a la gente le molesta es que se sancione en temas de corrupción a mandos medios, lo importante aquí es llegar a las cabezas de quienes las armaron [las redes de corrupción], de quienes fueron los beneficiarios y poderlos llevar ante la justicia”, dice.

Procurador, usted es un hombre que como político y como abogado ha trabajado muy cerca del Presidente de la República. ¿Usted cree que podría ser objetivo, si fuera el fiscal general y tuviera que investigar al Presidente en este momento o después de su mandato. Lo podría hacer de manera objetiva?

—Sin aceptar lo del fiscal, yo, como procurador, también lo haría. La procuraduría tiene una autonomía técnica, y uno es autónomo en la medida que se tiene respeto a sí mismo. Me han dicho mucho de la gran cercanía con el Presidente, yo quiero decir la frase que él dijo el día que me invitó: ‘Te conozco muy poco, pero te tengo una gran confianza como abogado’, y es la verdad. Yo creo que, ahora sí, estando de procurador, llegamos a unas nueve o 10 veces que lo he visto, antes eran seis o siete, tanto como gobernador como Presidente. Lo que sí es cierto, y él me lo acordaba, todas las demás lo vi como presidente del Senado en eventos públicos.

Es que yo soy del cómo sí. Cuando había juicios muy importantes que decían que no se podían ganar, me los asignaron a mí, y la verdad es que, quizá con la bendición de la vida y con talento es que los pudimos  sacar adelante y se ganaron esos juicios, a eso se refiere la confianza.

Pero mucho más allá de la relación personal, no sólo se tiene relación personal con él, sino con cualquier otro ser humano, familiar, etcétera. La ley siempre señala el marco jurídico en el que tú puedes desarrollar el ejercicio de la acción penal y estoy convencido que la autonomía se da contigo mismo. He sido autónomo en decisiones muy complicadas, muy difíciles, política y técnicamente como presidente del Senado, y la Cámara Alta en su conjunto, todas las fuerzas políticas lo reconocieron, hubo reconocimiento también de fuerzas académicas… Lo único que puedo decir es que siempre que he ejercido la profesión, lo he hecho con mi criterio, puedo equivocarme, pero con mi criterio, no con uno externo.

Muchos abogados sueñan con ser procurador General de la República o con ser ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. ¿Usted ha tenido esos dos sueños?

—El contacto con la Corte es uno hasta emocional. Mi padre, que me enseñó a litigar, yo lo acompañaba a la Corte desde que iba a la secundaria. El presidente de la SCJN era Jorge Iñárritu, con el cual llegué a tener una gran amistad. Varios ministros actuales y en retiro son testigos de mi relación, desde muy joven, con el ministro don Jorge Iñárritu, por eso estudio la especialidad. Don Jorge quería que yo hiciera carrera judicial. La vida a veces te va dando caminos. Empezó el tema de la Corte en 2009, cuando en el Congreso [ha sido dos veces diputado federal y hoy es Senador con licencia] me decían el constitucionalista, porque si había una acción de inconstitucionalidad la revisaba yo, si se quería ver un tema de controversia constitucional lo revisaba yo, mi principal responsabilidad era que los dictámenes que pasaban a mi revisión tenían que cruzar por un análisis de constitucionalidad en ese momento, y posteriormente, de regularidad  constitucional, que significa hacer también el control convencional. En ese camino yo pedí licencia, hice mi libro, hice un año sabático, cuando vi las resistencias [para llegar como ministro de la Corte], yo mismo
dije uno debe estar mucho más encima de las circunstancias y por lo tanto regresé a mi escaño.

El tema de la procuraduría, que no era un tema que estaba en mi agenda, si estaba el tema de la anticorrupción, y con el grupo de las organizaciones le dedicamos muchas horas, yo diría que más de decenas de horas de estudio sobre lo que es el sistema anticorrupción y creo mucho en lo que llegamos a hacer, y dentro de ese gran sistema, evidentemente uno de los elementos faltantes y de los más comprometidos en el Estado mexicano es la procuración de justicia y de ahí se fue construyendo también, dentro del mismo Senado, la posibilidad de ser procurador.

No estaba en mi agenda, pero me anima mucho creer que podemos cambiar las instituciones, que hay organismos que han tenido un rezago y que hoy la procuración de justicia, llamada PGR, tiene enfrente un nuevo sistema penal adversarial y a mí siempre me ha gustado innovar, los retos de innovación, de generar un nuevo modelo, de generar consensos y de poder poner las bases para que se entienda por parte del Estado mexicano que lo que necesita no son sólo recursos para formar esta institución, que la podemos llevar a mejor estado.

Ya lo hicimos con el Poder Judicial en los 90, un Poder Judicial Federal que tenía muchas deficiencias y que hoy es uno de los mejores, hasta premios tienen en la ONU, o ya lo hicimos con el SAT, donde teníamos un instrumento institucional muy inadecuado. Teníamos una recaudación muy baja y hoy tenemos una recaudación muy alta. Creo que mexicanas y mexicanos pueden transformar su realidad y de lo que se trata sólo es de plantearte el verdadero diagnóstico de qué base y en qué adolece mi institución, cuáles son los elementos de cambio y siempre serán de mediano y largo plazo, nadie construye una institución de un día para otro ni es misión de una sola persona, y estoy convencido de que, si la vida me decía que este era el camino, había que tomar el reto y para eso estoy aquí.

¿Entonces usted soñaba más con ser ministro de la Suprema Corte que procurador?

—En ese orden sí, pero más que soñarme ministro de la Corte, porque tampoco, cuando sonó el tema, en 2009, estaba en mi agenda. Tengo la frase de mi vida privada y también de empresario que dice que para arreglar el macrocosmos tienes que arreglar tu microcosmos, o por lo menos para coadyuvar con un granito de arena de cómo se puede arreglar la sociedad en su conjunto, tienes que tener solucionado el tuyo.

Y ahora procurador, ¿usted sueña con ser fiscal general?

—No, ya me hicieron una pregunta así y dije: ‘Yo no quiero ser un fiscal en automático’. Yo fui una de las voces, y agradezco que lo hayan reconocido en el boletín de Presidencia, de que no abonaba un transitorio porque lo que se necesita es una alta legitimidad de la institución y lo más importante es la construcción institucional, no la persona. Yo no vengo a buscar un trabajo, yo vengo a trabajar. ¿Y con qué trabajo?, con razones. Tendremos que construir la nueva PGR.

¿De qué tamaño cree que es el problema de corrupción en el país?

—El tema de corrupción y las mediciones mundiales son de percepción, y la percepción de todos los mexicanos y mexicanas es que es altísimo y tenemos que darle una batalla de frente, real, utilizando instrumentos novedosos, generando investigaciones claras y encontrando la verdad. Lo más importante en el sistema adversarial es encontrar la verdad. Antes se buscaba un problema legal, que no necesariamente de justicia, pero como está diseñado el sistema de justicia es que lo que se tiene que lograr, si se decide ir a un juicio, es subir el estándar probatorio y que no quepa, más allá de la duda razonable, de que el que el acusado es culpable y nos acerquemos a la verdad.

El caso de la corrupción no debe ser diferente, se tienen que construir investigaciones muy serias y se ve que no se trata de delitos aislados, sino de redes, y que en estas redes participan muchas personas, utilizan el sistema financiero, utilizan empresas fantasma, pero cuando se va encontrando cuál es la mecánica se pueden lograr cosas como las que hicimos en el acuerdo Veracruz, un acuerdo reparatorio, y en tres semanas y media logramos recuperar lo que en el otro sistema nos hubiera llevado años recuperar 421 millones de pesos. Hay que atreverse a utilizar herramientas novedosas, y hay que acercarnos a las empresas que pudieron recibir dinero que ellos no tenían conocimiento que era ilícito. La corrupción es grande y hay que dar la pelea de frente.

El tema del combate a la corrupción debe de dar enormes resultados y generar que las personas que han violado la ley sean llevadas con éxito ante la justicia mexicana y que sean sentenciadas, y que los medios alternativos de solución para coadyuvar a encontrar las cabezas de quien diseñó estas redes de corrupción, y poderlos procesar y encarcelar, será una de las principales tareas de la PGR, y en breve será de la Fiscalía Anticorrupción, que tendrá todo el apoyo por parte del procurador General de la República.

Ahora la PGR tiene enfrente dos casos de ex gobernadores acusados de corrupción…

—El caso de Sonora está procesado con en el sistema anterior y el de Veracruz va a ser procesado por el sistema nuevo. En el anterior, según algunos cálculos judiciales, vamos a tener que llevar hasta 10 años los juicios anteriores, entonces, se tienen que tener las dos habilidades y ese es un reto enorme para la institución. El mejor diseño en materia de corrupción, creo yo, es hacer el mayor esfuerzo en evitar que se comentan los delitos y que el que lo comenta sea sancionado. El diseño, en teoría, y que estoy seguro que funcionará en la práctica, es que se hace una persuasión si se lleva a alguien a un juicio y ese juicio es exitoso y se obtiene una sentencia, se ve como sociedad que esa conducta ilícita, por poderosos que fueran, son sancionadas y se genera una persuasión para que esos delitos no se cometan y haya una enorme percepción de que se está cumpliendo la ley.

Lo que a la gente le molesta es que se sancione en temas de corrupción a mandos medios, lo importante aquí es llegar a las cabezas de quienes las armaron [la red de corrupción], de quienes fueron los beneficiarios y poderlos llevar ante la justicia.

¿En los casos de los ex gobernadores estamos hablando entonces de un ejemplo de ir por las cabezas?

—Así es. Estos casos no se han concentrado sobre mandos medios, no sobre el que firmaba la contratación, no el secretario de no sé dónde, sino sobre las cabezas que eran las que tenían la obligación de realizar la ejecución de la función pública en sus estados.

¿Y este mensaje es para los políticos y también para los empresarios que se prestan a ayudarlos en actos de corrupción?

—A todos en general. El tema de corrupción no es algo que se da sólo en un ángulo público, se puede dar también en el privado, aunque es un caso de delito diferente, pero lo que tendríamos que hacer es cambiar ese tipo de conductas en beneficio de los mexicanos. Si me preguntan ¿por qué te sentaste a hacer el primer acuerdo reparatorio?, es porque lo que yo veía era la enorme necesidad que tenía el futuro gobierno del estado de Veracruz, que se traduce en una necesidad de los veracruzanos, de flujo de dinero para satisfacer sus servicios públicos mínimos, por eso fue que decidimos aplicar y regresar esos recursos, hay que ser sensibles y en esa sensibilidad también está la procuración de justicia y queremos mandar mensajes concretos dentro de este gran diseño institucional de cómo se podrá ir cambiando.

Otro casos y que ha sido un tema que tiene impacto no sólo en la PGR sino en el país, es el de Ayotzinapa.

¿Para usted, defender la verdad histórica, como lo dijo alguno de sus antecesores, es una prioridad?

—No, yo haría mal en prejuzgar qué es lo adecuado o inadecuado dentro de esa investigación. Primero es una pesquisa que lleva mucho tiempo, que tiene líneas específicas, que tiene su mecanismo internacional de seguimiento. Yo ya me he sentado con los representantes legales en dos ocasiones, de las víctimas, de los estudiantes y lo que habría que hacer es que el mismo impulso de investigación que se venía llevando y las líneas que de ella deriven, todas serán agotadas, esa es la instrucción y son actos concretos que se han venido platicando con ellos. La subprocuradora es muy profesional y con una gran experiencia en los derechos humanos y el caso se llevará con todo el agotamiento del seguimiento internacional sobre la averiguación. Lo que hay que hacer es darle el impulso institucional para poderlo terminar de común acuerdo…Agotar todas las líneas de investigación, las que están y las sugeridas en la averiguación y en el mecanismo de seguimiento.

Con información de El Universal