¿Dónde están los recursos millonarios para salud? cuando en los hospitales no hay paracetamol para el dolor de cabeza, los aparatos están descompuestos, y ni siquiera hay ropa para pacientes, se preguntan enfermeras y médicos de la dependencia.

A su consideración con el gobierno de Javier Duarte, el sector salud sufrió un retroceso de al menos cuatro sexenios: “Su paso fue catastrófico para los hospitales, hay saturación, pero no medicamentos ni aparatos para atender a los pacientes”, revelan.

La crisis en los hospitales no es nueva, se arrastra desde hace más de tres años,  y aunque se ha intentado ocultar, pero es tan grave que se pone en riesgo la vida de los pacientes.

“De plano, paciente que ingresa si no tiene condiciones, se le debe decir que será atendido bajo su riesgo, en un hospital donde no se cuenta con nada”, afirma “Rosa”, doctora desde hace 25 años en el Hospital Civil Luis F. Nachón.

“Sabemos que si hay dinero para salud, pero nunca sabemos dónde queda,  ellos (los funcionarios) tienen sobre sueldo, camionetas, choferes, cuando aquí no hay ni para pastillas para el dolor de cabeza”.

A las precarias condiciones en que labora el personal, se suma la falta de pago a personal de salud, quien al final del sexenio en dos  ocasiones tuvo que marchar y tomar dependencias para exigir el pago de sus quincenas y prestaciones: “Nunca habíamos salido a pelear por nuestro salario, y esperamos nunca volver a hacerlo”, señala uno de los doctores.

“Nos piden que trabajemos con los que tengamos, y eso es nada”: enfermeras

“Fueron estas manifestaciones y paros del sector salud, quienes pusieron al descubierto aún más, la situación de crisis por la que atraviesan los hospitales en Veracruz.

Enfermas con 23, 24 y más años de experiencia, laboran con abasto de medicamentos del 50 por ciento y en otros casos de hasta 20 por ciento.

“El hospital (Luis F. Nachón) no cuenta con los  servicios necesarios para la atención de pacientes, no tenemos suturas, pasamos dos semanas sin autoclave para esterilizar material, y teníamos que ir a Coatepec, no hay sondas, los pacientes tienen que ir a comprarlas”.

Este hospital ubicado en pleno centro de Xalapa, recibe en promedio 16 mujeres embarazadas, que debe de atender bajo condiciones de emergencia: “Estamos trabajando sin lo mínimo indispensable, sin ropa para los pacientes, las camas solo están con el hule, no hay ni lubricaína para hacer exploraciones vaginales”.

La doctora “Rosa” señala que aun cuando el  seguro popular debe otorgar recurso por atención de embarazadas, este no llega a las necesidades del hospital, como tampoco el recurso millonario producto de la renta por más de un año el área privada al ISSSTE.

“¿Dónde quedó el dinero, en sus bolsillos porque acá nunca llegó y hemos denunciado esto al  director y subdirector, y nos responden que trabajemos con los que tengamos, y eso es nada”.

Ante la falta de medicamento de uso diario como soluciones fisiológicas, paracetamol, ketolorolaco, son los familiares de pacientes quienes deben surtir la receta.

 

 

 

 

 

Flavia Morales