El director de ProMéxico, Francisco González, aseguró que hay un grupo de 300 empresas extranjeras que están interesadas en invertir en México para el siguiente año y otras 500 que ya operan en el país  que planean hacer reinversiones de distinto monto.

Aclaró que las 300 empresas referidas no se han comprometido completamente a invertir en México pero se encuentran en un «embudo» o parte final de la toma de decisiones.

Mencionó que por una cuestión  de calendario  contable o fiscal de Estados Unidos varias de esas nuevas inversiones  no se concretarán en el primer trimestre del año sino hasta abril.

«No necesariamente invierten mañana porque cada una tiene sus tiempos», pero ya han visitado el país, tenido reuniones o buscado socios para instalarse, comentó González, entrevistado durante el 23 Congreso  del Comercio Exterior Mexicano.

Aseguró que el gobierno federal mantiene sin cambio la meta de captar 33 mil millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) en este año y también para 2017, de los cuales prevé que 50 por ciento, es decir 16 mil 500 millones sean gestionados por Proméxico, el organismo de la Secretaría de Economía (SE) que se encarga de promover las exportaciones nacionales y atraer capitales foráneos.

Destacó que entre dichas empresas se incluyen un centenar de Japón que planean invertir en los sectores automotriz y energético. Es «impresionante», dijo, el interés y crecimiento que hay en los clusters automotrices y del sector de energía entre los inversionistas. Dubai, por ejemplo,  quieren participar con fondos de inversión en asociaciones público – privadas, un modelo que no se ha explotado mucho,  refirió .

El funcionario ponderó que la empresa Carrier no se va a retirar de México, como anunció el presidente electo Donald Trump. El proyecto, dijo, se duplicó y es una inversión mixta: una parte continúa  aquí  y algo se queda allá pero al preguntarle en cuánto modificó la empresa su inversión  aquí acotó que apenas se están revisando números al respecto.

Siguen llegando, insistió, las inversiones de Estados Unidos,  Europa y Asia así como de «jugadores no tradicionales», como Dubai.

Francisco González descartó  que otras empresas estadounidenses actúen igual que Carrier y desestimó que los incentivos fiscales que pueda ofrecer el gobierno de Estados Unidos para que permenezcan allá  sean suficientes porque dijo que esos se dan una sola vez y no bastan para la productividad, mientras que México ofrece infraestructura y otros elementos atractivos a la inversión.

Consideró  ocioso pensar en una situación  extrema con Estados Unidos y aunque dijo que puede haber momentos ríspidos, confío Donald Trump se de cuenta de la integración comercial y productiva  que su país  tiene con México.

Sobre la meta de IED aclaró que se planteó como objetivo anual desde hacer tres años por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Si bien el funcionario reconoció que las inversiones se retrasan cíclicamente en épocas electorales, sostuvo que siempre terminan por concretarse y el triunfo de Donald Trump en los comicios presidenciales de Estados Unidos no inhibió las intenciones de inversión de empresas de ese país ni de otras naciones.

Con información de La Jornada