Coatzacoalcos, Ver.- “Me siento triste, me siento desencantada”, responde la presidenta de la Fundación Colosio Veracruz y ex coordinadora de Comunicación Social en los primeros tres años del Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, Gina Domínguez Colío, al cuestionarle que pasará a la historia al haber sido partícipe de la peor administración que haya tenido Veracruz en su historia por dejar en la quiebra sus finanzas.

Tras deslindarse de cualquier relación con las empresas fantasma, afirma que su relación era única y exclusivamente con medios de comunicación, no con empresas particulares, de allí que “lo que vemos hoy nos sorprende a todos” pues en tres años no tuvo observaciones del Orfis ni de la Contraloría y sus cuentas públicas fueron aprobadas.

En cuanto a los dichos del diputado federal Alberto Silva Ramos y quien la relevó en Comunicación Social, de que hubo pagos que se hicieron a dichas empresas en 2012 y 2013, cuando ella estuvo al frente, responde: “Comunicación Social no gestionó esos pagos, no conoce a esas empresas”.

Sobre el desvío de recursos millonario del gobierno duartista, agrega que los 70 millones de pesos de que disponía anualmente de presupuesto como vocera estatal, los manejaba directamente la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), manejo del cual no tenía manera de saber cómo se ejercía.

Y en cuanto a la corrupción del gobierno del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa y si como su asesora, no se dio cuenta del desfalco, responde que no puede asumir un papel de juez, ya que –afirma- lo único que sabe es lo que se maneja en los medios “que puede ser cierto”, pero a continuación corrige: “seguramente hay algo cierto, junto a las investigaciones que están en marcha”.

Y reitera: “En el tiempo en que yo estuve en Comunicación Social, nunca vimos este tipo de cosas, será porque mi función era otra…”.

Tras relatar una anécdota de hace seis años cuando Duarte de Ochoa todavía no accedía al poder y afirmaba que no quería ser el Gobernador más popular, sino el mejor que haya tenido Veracruz, regresa a la realidad: “En donde se perdió… porqué se perdió, honestamente no lo sé”.

Domínguez Colío niega sentirse utilizada, y señala que en este momento se siente “triste y desencantada porque yo conocí a otro Javier Duarte, se los digo” y no es el que ahora sale en las noticias.

La periodista y empresaria de medios de comunicación agrega que se siente desencantada, ya que el ex mandatario era un hombre joven que lo tenía todo para hacerlo todo por Veracruz, “no deja de ser triste”.

Expresa que Duarte de Ochoa “es un hombre que se equivocó” y quien tenga que responder por sus actos debe hacerlo, como el PRI, que debe entender que “a veces” se equivoca en sus candidatos, los cuales deben surgir de las bases, como lo anunció el sábado el dirigente priista Amadeo Flores Espinosa.

“Aquí, yo creo, que el mal de este país, es la corrupción, no de Veracruz, hemos visto en otros estados situaciones similares, tiene que haber mayor control”.

 

 

 

 

 

Avc