El director de comunicación de Ford, Sebastián Trotta confirmó que los planes de inversión que tiene la fabricante de automóviles en México siguen igual ante el triunfo de Donald Trump y la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

«México es una fuente importante», dijo Trotta y agregó que la construcción de una planta de producción en San Luis Potosí siguen en pie, así como los planes de expansión que tiene Ford en Irapuato y Chihuahua.

El Carshow Mapfre, Trotta señaló que en Chihuahua Ford trabaja en la ampliación de su fábrica de motores para fabricar más, un proyecto grande que se inaugurará en 2017.

Mientras que en Irapuato construyen una planta de transmisiones que también podría inaugurarse en 2017.

Recordó que esta semana Ford celebró 30 años de la planta de Hermosillo, Sonora, una fábrica modelo a nivel global por la calidad de fabricación de sus vehículos.

Confirmó que Ford había negociado con el sindicato sacar la línea del Lincoln Mck de Kentucky y que uno de los países potenciales podría ser México.

«Pero esto no afecta a México y le confirma a Estados Unidos sigue la línea y que es importante para ese país», señaló.

Trotta señaló que Ford trabaja en para que Estados Unidos siga siendo una fuente competitiva de producción de vehículos.

Detalló que en los últimos años Ford invirtió más de 12,000 millones de dólares en Estados Unidos.

«Es la empresa que más vehículos produce en Estados Unidos, que más personal de planta contrata en Estados Unidos, es importante que como casa matriz siga fuerte», señaló.

Para elevar sus ventas de pick ups, Ford de México comercializará la Ford Raptor 2017, camioneta de la cual habrá sólo 500 disponibles en el país.

Guadalupe Torres, gerente de mercadotecnia de Raptor, explicó que el mercado de pick ups está evolucionando hacia la preferencia por camionetas de uso personal, ya no tanto como herramienta de trabajo.

La Raptor 2017 es el primer vehículo en contar con cinturones de seguridad inflables, está fabricada con una carrocería de aluminio grado militar que la hace más ligera y resistente a golpes, abolladuras y corrosiones, cuenta con la tecnología Auto Start-Stop que permite consumir menos combustible.

La camioneta se fabrica en Detroit, Michigan, y el costo de la versión doble cabina es de un millón 231 mil pesos y la versión de cabina y media cuesta un millón 191 mil pesos.

Con información de Notimex