Con un coctel de todas sus profesiones y la más grande de sus pasiones, el jazz, Elisa González Smith cierra esta conversación.

Coctel

Hubo un momento en que mi vida era un caos porque estaba en nutrición y en JazzUV entre semana, los sábados en el Instituto Culinario y seguía en Halcones, fueron dos años muy pesados pero pude terminar gastronomía y les di la Licenciatura en Nutrición a mis papás, y ya me fui de lleno a JazzUV. Debo aceptar que en nutrición fue más astucia que aprendizaje (risas), apliqué muchas técnicas para poder sobrellevarla, obviamente respetando mucho a las personas a las que sí les gustaba la carrera, cuando tenía que hacer equipo, le echaba muchas ganas.
Toda la vida mi casa ha sido de ciencias de la salud entonces no estaba yo tan perdida, de hecho, en los primeros semestres los maestros me decían que por qué no me pasaba a medicina porque tenía mucha facilidad pero, pues no. No sé si hice una buena elección al estudiar nutrición pero acabé la carrera y ya tengo por ahí un arma para alguna situación en que la necesite.

Amorcito saxofón, yo tengo tentación…

Me gusta mucho la marching band, me gusta trabajar con los chavos, desarrollar ideas, que me inviten a trabajar con otras bandas, todo eso me gusta, me ha ayudado y he aprendido mucho pero no es mi plan de vida.

Elisa González Smith con la Big Band JazzUV (Foto: Andrés Alafita / JazzUV)
Elisa González Smith con la Big Band JazzUV (Foto: Andrés Alafita / JazzUV)

Tengo tres años en JazzUV, hice dos y medio de [cursos] preparatorios y acabo de entrar a la licenciatura. Me gusta mucho enseñar, Halcones me ha demostrado que no soy muy mala para dar clases, otras bandas me han invitado a dar cursos, he hecho suplencias de algunas clases en otras escuelas, todo eso me encanta pero lo que más me gusta y lo que quiero hacer es tocar y me gusta mucho, especialmente, el trabajo de big band.
Algunas veces, en las clases de ensamble he sido el único metal y me ha tocado participar en los conciertos como solista pero me gusta mucho más el ensamble grande, la big band siempre me ha llamado muchísimo la atención.
En JazzUV he estado en la big band de Édgar Dorantes, en la de Tim Mayer y ahorita estoy en la de Tonatiuh [Vázquez] y la verdad es que el trabajo de sección me gusta bastante para mí.
Yo me veo tocando en una sección, la idea de solista no me desagrada tanto pero, al menos ahora, no me siento lista, no tengo las fortalezas que necesito para eso y la big band sí me encanta, tuve la oportunidad de escuchar a la Lincoln Center, vino hace dos años con Wynton Marsalis, y fue una revelación, es un trabajo impecable y súper humano, a eso sí podría dedicarle mi vida y todo lo que viene.

Compañeros en el bien y el jazz…

En JazzUV están los mejores maestros que puede haber en la vida, durante todos los cursos preparatorios estuve con Arturo Caraza, que es mi Pastor (risas), y ahorita estoy con Alejandro Bustos que también es excelente maestro, y toda la plantilla: Tim Mayer, Tonatiuh [Vázquez], Rafael Alcalá, Aldemar Valentín son personas que realmente saben lo que hacen y saben cómo transmitirlo y cómo guiarnos.
La primera que fui un Festival JazzUV vi a Melissa Aldana, creo que era la segunda o la tercera vez que venía a Xalapa, y dije wow, es una mujer que está tocando increíble. Esa vez también vino Joe Lovano. Cuando vi esos músicos fue cuando dije de aquí soy. Luego fui becaria cuando estuvo Gary Bartz entonces estuve en el teatro y siempre pude sentarme al frente y escuchar todos los conciertos. Gary Bartz también es increíble.

Elisa González Smith con Miguel Zenón y la comunidad JazzUV (Foto tomada de su cuenta de Facebook)
Elisa González Smith con Miguel Zenón y la comunidad JazzUV (Foto tomada de su cuenta de Facebook)

He asistido a los dos Festivales que ha organizado el Ayuntamiento, el año pasado fui a todas las clases y este año fui a las clínicas, eso me ayudó a darme cuenta de que JazzUV tiene muy buena plantilla de maestros porque nadie me dijo algo que Arturo Caraza, Alejandro Bustos o Rafael Alcalá no me hayan dicho, eso me hizo darme cuenta de que aquí en Xalapa hay una muy buena opción en cuanto a maestros y que no necesitas que alguien externo venga a decirte lo que tienes que hacer.
Llevo dos años clavada con Miguel Zenón, escucho y escucho sus discos, hace poco estuvo en JazzUV, obviamente yo no tengo el nivel para que me diga algo muy profundo pero sí me dijo cosas que yo ya sabía que tengo que hacer, eso me gustó bastante, no es que nadie desconfíe de los maestros pero sí te hace reflexionar: mis maestros están muy bien preparados y saben lo que me están diciendo entonces debo escucharlos y hacer lo que me dicen.
Creo que Xalapa es un buen lugar porque viene gente muy importante que no crees que puedas ver de otra forma. Cuando dijeron que venía Miguel Zenón dije no puede ser, Miguel Zenón me va a dar una clase, fui a la clínica de Chris Potter y John Patitucci y he ido a muchas otras. La verdad, Xalapa se ha vuelto foco del jazz.

Sabor a ti

Si te gusta la comida de la señora de la fonda de la esquina y te da la receta y no te sale es porque ella tiene las manos para eso, es como la gente cuando toca, puedes transcribir 1000 solos y tocarlos pero no puedes sonar como esa persona, puedes tomar cosas muy buenas, quizá la fraseos, motivos, cosas así pero, al final, a lo que tomes le vas a poner tu esencia y va a ser tuyo, por eso me gustan esas dos cosas, porque al final, queda tu sabor ahí.

PRIMERA PARTE: …saxofón contento
SEGUNDA PARTE: Tocando se alegran, nuestros Halcones


CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Tonatiuh Vázquez, Nawi, Tenderly; el encuentro

todo estaba marcado todo iba encaminado ciego rendido hacia el lugar donde ibas a pasar para que lo encontraras (Idea Read more

Calaveras jazzeras / I | Los jazzuveros

La muerte dijo: ya vas, para mi fiesta privada voy a hacer una redada en el Congreso de Jazz; y Read more