El diputado local Rodrigo García Escalante, salió a la defensa de su papá, Ricardo García Guzmán, al afirmar que las declaraciones de Iván López Fernández, exContralor General, son de “risa”.

Y es que el exfuncionario estatal acudió a la comparecencia del contralor Ricardo García Guzmán y lo señaló de querer extorsionarlo o de lo contrario lo denunciaría por validar obras por más de mil millones de pesos que no se construyeron.

Además, reconoció que desde que él estaba al frente de la Contraloría se percataron de la existencia de empresas fantasmas o fachada, que recibieron contratos millonarios de la administración estatal.

En ese sentido, el legislador afirmó que el excontralor puso de manifiesto su “desesperación” al acudir a la sede del Poder Legislativo a intentar deslindarse de malos manejos durante la administración de Javier Duarte.

“Me da mucha risa Iván (…) se ve su desesperación, si tú estás tranquilo y están consiente de lo que eres y lo que haces, te proteges, tu integridad y tu ética es la que hable de ti”.

Consideró que la visita de López Fernández al Congreso local tenía la intención de provocar a su papá el actual Contralor General,  “ha de ser triste no tener los reflectores”.

El legislador local reconoció que durante su paso por la administración estatal detectó papeles falsos y los obligaron a suspender los contratos y obras asignadas a quienes faltaron a la verdad.

En ese sentido, dijo, el excontralor estaba obligado a presentar las denuncias correspondientes, pues de lo contrario es cómplice o se le puede señalar de omisión, por lo que podría tener alguna responsabilidad penal.

 

 

 

 

 

 

 

Isabel Ortega