El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola, expuso en el Senado que debido a la disciplina en el uso de recursos de ese instituto su viabilidad está garantizada hasta el 2019 y “no sólo eso”, hay la receta para ir reduciendo la brecha de ingreso y un gasto, a fin de llegar bien a 2035, que es el año con mayores presiones financieras.

Al comparecer ante comisiones en esa cámara del Congreso, Arriola resaltó que en el inicio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto la viabilidad del IMSS sólo estaba garantizada al 2014, pero ahora el IMSS va bien y tal como se anunció en la reciente 107 asamblea de ese instituto, con menores usos de reservas desde el 2018, el instituto avanza por el camino de la disciplina en el uso de recursos.

Detalló que en 2015 el déficit se redujo al 56 por ciento y en 2016 hubo un 72 por ciento de ahorro, por lo que anunció rencientemente que el IMSS tiene capacidad para llegar a 2019.

Durante su intervención inicial, el titular del IMSS detalló que parte del fortalecimiento financiero del instituto está también en el crecimiento del empleo, que hasta octubre fue de dos millones 503 mil empleos, con lo que se triplicó lo creado por la pasada administración e implica que los ingresos del instituto se han incrementado 37 por ciento en términos nominales.

Precisó que el esfuerzo para racionalizar recursos ha sido sin precedente a partir de 2013. Aclaró que no se contrajo el gasto sino que con menos uso de las reservas se incremento por ejemplo la inversión en infraestructura, que este año es de 19 mil 400 millones de pesos.

El programa de compras consolidadas de medicamentos permitió ahorros de 11 mil millones de pesos, y paralelamente se ha mantenido el abasto eficiente de medicamentos que en la actualidad es del 99 por ciento.

Aludió también a la simplificación y digitalización de trámites, que beneficia a los 3.2 millones de pensionados que ya no tienen que asistir al programa de comprobación de la supervivencia.

En este año se han dado 94 millones de atenciones no presenciales, lo que significó un ahorro de más de 4 mil 700 millones de pesos.

Detalló que la digitalización de trámites a partir de este año permite también el beneficio a 2.1 millones de derechohabientes discapacitados. Anunció que de aquí a 2017 habrá 25 mil lugares más en las guarderías del IMSS. “Nosotros pensamos que vamos bien y que vamos a lograr las metas”, resaltó.

Con información de La Jornada