Con muchas reflexiones sobre la música y quienes trabajan con ella, y la invitación a su concierto de titulación, Edén Soria Tinoco concluye esta larga y muy grata conversación.

Yo sé que estoy piantá, piantá, piantá

El tango es otra de las músicas que me fascinan, me gusta muchísimo. Mi hermana Alejandra es bailarina profesional de tango y es promotora del tango aquí en México y ella es la que me ha compartido esa música, me ha pasado cosas matadoras como Rubén Juárez y cosas así y eso motivó que yo le compusiera, humildemente, un tango, lo voy a tocar en mi titulación.

Un quejido que el viento / se lleva por donde quiera

¿Quién no conoce a Diego el Cigala?, es un cantante increíble, es totalmente flamenco pero si tú escuchas sus entrevistas y ves su repertorio te vas a dar cuenta de que entre sus músicas favoritas están el tango y la música mexicana, la música ranchera en específico y sus músicos tocan nuestra música con mucha pasión, ¿por qué eso no lo pueden hacer músicos de aquí?
Cuando vino Buika fue alucinante, es una bruja esa mujer y canta increíble la música mexicana. Hay un disco que se llama México Flamenco, es pura música ranchera con arreglos de flamenco, cantan Óscar de León, Diego el Cigala, Guadiana -que canta un arreglo de Que te vaya bonito, de José Alfredo Jiménez- y otros músicos, y tocan nuestra música con una pasión increíble, ¿por qué muy pocos de los grandes músicos de aquí hacen esas cosas?, ¿qué pasa?

Yo no entiendo esas cosas / de las clases sociales

No debería de importar cuál es la música que más te gusta, tú dedícate a lo que quieras pero, por más conocedor y fregón que seas, no tienes por qué ser racista con la demás música, bueno, tampoco vamos a aceptar cochinadas como los narcocorridos sangrientos, obviamente hay niveles pero eso no quiere decir que la música de banda sinaloense, la tradicional, la verdadera, no sea increíble como son increíbles el son jarocho y el son huasteco; la música de ópera también es increíble, puede que a mí no me apasione pero eso no implica que no sea un arte impresionante.
Algo que Renato [Domínguez] me transmitió mucho es que toda la música, la que sea, tiene su lenguaje y tiene su importancia y tiene su por qué, y de todo puedes aprender, no porque estés tocando cumbia vas a ser un mal músico o un ignorante. Yo creo que el principal problema es que no respetamos el arte de cada quien, hablando específicamente de la música, ¿por qué criticas a alguien que toca son jarocho y que no toca jazz y viceversa?, es terrible que pase eso.

¡Ay, mamá, por Dios!

Todos los géneros están totalmente ligados, el swing lo encuentras en la banda sinaloense. Hay una anécdota muy curiosa, fue Wynton Marsalis a Sinaloa, no recuerdo si a Culiacán o a Mazatlán pero estaba dando una master class de trompeta y estaba hablando de la respiración continua y explicando muchas cosas, obviamente fueron muchos músicos de ahí, jazzistas y músicos populares, si vives en Culiacán, es imposible que no toques música norteña y más si eres trompetista porque es un instrumento súper indispensable en la banda sinaloense entonces se levantó una persona y dijo oiga, yo puedo hacer eso; a ver, contestó Wynton; se subió y empezó a tocar como si nada y a dar notas súper agudas porque así se toca en la banda sinaloense.
En el 2010, cuando yo estaba en México, fui a ver a Wynton Marsalis con la Lincoln Center [Orchestra] al Auditorio Nacional y tocaron El Sinaloense. Me dio mucha risa verlos porque estaban tocando un jazz increíble y cuando tocaron El Sinaloense terminaron exhaustos de lo difícil que fue para ellos tocarla. La Lincoln Center es una de las mejores big bands que hay y sonó increíble, por supuesto, pero no sonó como debía sonar, y estamos hablando de los mejores músicos que existen.

Olvida lo jazzeado, / ya no te acuerdes de aquel ayer

En la casa de mi abuelo, y también en mi casa un poco, se escuchaba música norteña pero música de la sierra, de bajo sexto y párale de contar y a mí me gustaba el sonidito pero no ponía esa música en mi iPod, en mi celular o en mi computadora.

Edén Soria Tinoco (Foto: Rocío Martínez)
Edén Soria Tinoco (Foto: Rocío Martínez)

Escuchaba a Los Tigres del Norte, Alicia Villarreal, música grupera, todo eso pero hasta que me vine aquí empecé a valorar, realmente, esa música porque en el momento en que te vas a un lugar tan alejado, donde nadie escucha eso, donde nadie lo aprecia, sientes que algo te falta. Aquí fue donde empecé a poner música norteña, a encontrar mis raíces otra vez, creo que eso pasa mucho cuando te vas de tu lugar.
Mi hermana Alejandra anda promoviendo el tango en México y le pasa algo muy particular: cada vez que entra a cualquier lugar, a una tienda, a un restaurante, a una plaza, a donde sea, empieza a sonar tango. Una vez entramos a la cantina La Fuente, en Guadalajara, el pianista estaba tocando boleros y en cuanto entramos empezó a tocar tango. Siempre le pasa eso a ella, es increíble, son señales.
El día que me iba a inscribir a JazzUV tomé un taxi y, en cuanto me subí, en el radio dieron la noticia de que Chavela Vargas había muerto, para mí fue terrible, inolvidable, fue el 5 o 6 agosto. Le platiqué a mi hermana y me dijo esas son tus señales y las has tenido siempre.
Se me hizo un detalle curioso, te persiguen las señales pero a veces no te das cuenta, a lo mejor yo debí haber empezado a cantar música ranchera desde hace mucho pero, bueno, todo a su tiempo.

Y en el último trago nos vamos…

Me voy a titular el lunes 5 diciembre, ya es el último jalón, estoy con todo el estrés del mundo pero también muy contenta de haber logrado terminar esta etapa que fue muy difícil. Estoy muy contenta porque logré meter un poco de repertorio mexicano en mi concierto de titulación, voy a cantar una canción de José Alfredo [Jiménez], una de Agustín Lara y una de Consuelo Velázquez. Va a estar padre, va a venir mi familia. Va a tocar mi paisano Aldo Rivera en el piano, Jorge Gamboa en el contrabajo, Omar Tiznado en el vibráfono, Karina Galicia, Héctor Pedroza y mi hermano Alejandro González (el vecino con el que cantaba cuando era niña) en las voces y Roli Alarcón en la batería. Es en La Casa del Lago, a las 4:00 de la tarde. Están todos invitados.

PRIMERA PARTE: S’Wonderful
SEGUNDA PARTE: Quiero cantar la alegría…

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Ellis Marsalis, «tata» del jazz

Allá por los noventa, un amigo baterista cuyo hijo estudiaba percusiones en la Facultad de Música pero estaba incursionando en Read more

El murmullo de una brisa matutina | Jatziri Gallegos / I

La artista que lleva dentro Jatziri Gallegos, se manifestó por primera vez cuando tenía seis o siete años y le Read more