De enero a agosto de 2016, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) recibió 290 millones de pesos por parte del gobierno federal para difundir la Reforma Educativa y asuntos de fomento cultural, no obstante la promoción de las leyes de esta reforma constitucional no evitó que la CNTE se fuera a paro magisterial de mayo a julio ni durante el inicio del nuevo ciclo escolar.

De acuerdo con información obtenida a través de la Ley de Transparencia, el coordinador del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas de la organización gremial, Alfonso Cepeda Salas, explicó que en los primeros siete meses de 2016, el sindicato recibió 290 millones de pesos de la administración de Enrique Peña Nieto.

De ese total, 150 millones “fueron destinados a impulsar las acciones de difusión sobre los beneficios y compromisos de la reforma constitucional en materia educativa”, señala la respuesta del SNTE.

Sin embargo, el coordinador de transparencia del gremio magisterial omitió detallar cómo se utilizaron esos 150 millones de pesos en el lapso de siete meses, a pesar de que en la solicitud de información se pidió un desglose de cómo se gastaron esos recursos.

Pero el sindicato sólo ofreció el monto total sin dar detalles del gasto desglosado, por lo que se desconoce qué hicieron con esos 150 millones que tenían el objetivo de promover y aclarar dudas a los maestros sobre la Reforma Educativa.

De hecho, el propósito de esos recursos podría traducirse en un despilfarro, ya que no sirvió para evitar el paro magisterial que hizo la CNTE de mayo a julio en Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Chiapas y la Ciudad de México, donde instalaron plantones, llevaron a cabo movilizaciones y bloquearon casetas, autopistas y hasta vías del tren.

Sobre los otros 140 millones de pesos, el SNTE se limitó a señalar que “fueron destinados a fortalecer las prestaciones de previsión social, fomento cultural y al ahorro, capacitación y actualización del magisterio”, pero rechazó ofrecer desglose sobre a qué se refieren esos rubros y cómo se dividieron.

De hecho, hace referencia a que parte de ese dinero fue para la capacitación de los maestros, lo cual se convierte en un recurso adicional al Programa de Desarrollo Docente que ejerce la SEP y que este año desembolsó mil 800 millones de pesos, que incluso el mismo secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, presumió como inédito, porque era un monto muy alto comparado con los 200 o 400 millones que les daban cada año antes del 2016.

Por tanto, se desconoce cómo gastó el SNTE parte de esos 140 millones para capacitar a maestros, cuando ya hay un programa específico que paga la SEP para ese fin.

Con información de Excélsior