La magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJ), Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros, responsabilizó a su presidente, Alberto Sosa Hernández de cualquier atentando físico que pueda sufrir ella o cualquier integrante de su familia.

“Yo hago responsable al señor Alberto Sosa Hernández de cualquier daño a la salud de mi persona o de mis familiares, desde este momento y ante las cámaras”, manifestó en la conversación que sostuvo la noche de este martes con los periodistas Manuel Rossete, Raymundo Jiménez y José Ortiz, en el programa “Polaca a la Veracruzana”.

Y es que señaló que a raíz de dar a conocer su intención de contender por la titularidad del máximo órgano de dirección del Poder Judicial del Estado (PJE), las calumnias en su contra y de sus familiares no se han hecho esperar, así como las intimidaciones para que desista de su objetivo.

“Si algo me sucede, él y su séquito de seguridad tienen algo qué ver, yo sé que todos los desprestigios que me están ocasionando, provienen de él, dicho por las personas que incluso están cercanas a él”, aseveró.

En el espacio televisivo que se trasmitió en vivo por Formato7.com, Versiones.com.mx, y otros portales web del estado criticó a Sosa Hernández por querer “subirse a un ring” en esta sucesión en la presidencia del TSJ, “eso es lo que no entiende, se trata de mejorar la institución, pero se quiere subir a un ring y no es mi pretensión”.

“Se me hace muy sucio y sobre todo proviniendo de un varón, el imputar hechos falsos, ha sido un desprestigio asqueroso”, denunció.

Sosa quiere alguien a modo en la Presidencia

Castañeda Palmeros agregó que como él ya no se puede reelegir y ante el temor de que a su llegada realice una auditoria amplia y a fondo para determinar el uso que se le dio a los recursos durante su mandato, prefiere que llegue una persona a modo, que no realice tal investigación.

Reveló que el actual presidente del máximo tribunal veracruzano tiene un yate y no podría comprobar cómo hizo para obtenerlo, dejando entrever que el dinero provino del manejo discrecional del presupuesto que año con año recibe el PJE. “En la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) está registrado”, afirmó.

La licenciada en Derecho por la Universidad Veracruzana (UV), maestra en Derecho Privado (Civil y Mercantil) por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y doctora  en Derecho por la Universidad de Xalapa (UX), confesó que esa situación le ha hecho replantear si vale la pena seguir con sus aspiraciones, o por el contrario mejor, “decir que hay está el arpa, yo ya no la toco y qué viva la corrupción”.

Expuso que es muy difícil cambiar la conciencia y forma de ser de las personas, de allí que si tiene que poner en la balanza la integridad de ella y de su familia, o seguir en la carrera por la Presidencia del TSJ, optará por su integridad y la de sus seres queridos.

Carrera judicial desde el primer escalón

Al exponer que su deseo es que se aplique correctamente la justicia, porque desde su familia le enseñaron los buenos valores y la rectitud, la magistrada expresó que toda su vida la ha dedicado a la impartición de justicia, comenzando su carrera desde el trabajo más modesto, el de escribiente.

Es por ello que presumió su conocimiento jurídico y trayectoria en pro de que se mejore la impartición de justicia en el estado, que permita recuperar la ética judicial y la buena imagen de la institución, que a su manera de ver cada vez cae en desprestigio.

Su condición de mujer y de madre desde su comienzo en el mundo jurisdiccional, comentó, le trajo complicaciones, al punto ser rechazada por un juez, quien prefería que su secretario de estudio y cuenta fuera un hombre; asimismo de los ciudadanos de Coatzacoalcos, quienes al ver que sería una fémina la jueza en esa distritación judicial, pugnaron porque fuera removida.

Al citar a Albert Einstein, quien afirmó que la honradez es un estorbo, la máster en Derecho Penal, Derecho Procesal Penal y Criminología y diplomada por la Universidad de Girona, España, lamentó que muchas veces la impartición de justicia se vea con el signo de peso y no pensando en el bien de la sociedad.

“La gente ya no aguanta más impunidad, la gente está viviendo una verdadera psicosis(…) lo peor es que ya perdimos la capacidad de asombro, lo vemos como natural, a menos que sean muchas las personas que pierden la vida, criminalizando a las víctimas”, precisó.

Más de 30 propuestas para el PJE

En la plática destacó que su portafolio incluye más de 30 propuestas para mejorar la forma de operar del Poder Judicial y la manera de impartir justicia en nuestro estado.

De allí que enfatizara que es inaplazable que el pueblo de Veracruz recobre la confianza en la institución y en los jueces y magistrados, quienes deben actuar con honradez, eficiencia, eficacia, ética judicial, entre otros principios.

Yolanda Castañeda, quien también se ha formado en Derecho Notarial y Juicios Orales, resaltó que se debe respetar la carrera judicial y no permitir que se desarrolle con improvisación; por el contrario, que lo ascensos se logren a través de un concurso de oposición.

Propone también que el nombramiento de magistrados se haga por medio de una terna y no por designación directa y que los integrantes del Consejo de la Judicatura, que también preside Alberto Sosa, y los visitadores, hagan su tarea de vigilancia y no estén “todo el día en su oficina”.

Adicionó que su intención, en caso de se elegida como la próxima presidenta del TSJ, es que los cambios en las nueve salas que lo componen, se hagan pensando en los integrantes de las mismas, porque son los que saben el actuar del órgano colegiado. “Se hacen cambios que en ocasiones son injustos”, cuestionó.

Otras de sus propuestas es que se respete la trayectoria y experiencia judicial para nombrar a los magistrados y que se debe realizar un análisis exhaustivo de la plantilla laboral para usar de mejor manera los recursos humanos que lo integran.

Planteó además que a los jóvenes meritorios, que realizan trabajos en la institución, sin recibir una retribución económica, sean becados, no se le deberían cerrar las puertas; sino por el contrario darles una beca para sus gastos, porque ese semillero de jóvenes será útil para el Poder Judicial  más adelante.

Asimismo expuso que se debe regularizar la basificación del personal del Poder Judicial, que no es de confianza y hacer que desaparezca el minipleno dentro del TSJ, que actualmente conforman sólo los presidentes de las salas, “que todos los magistrados (28 en total) tengan el derecho de votar”.

Miyuli, una persona honesta

La académica de la Universidad Veracruzana y jueza en varios distritos judiciales del estado, manifestó tener la esperanza que con la transición gubernamental se mejoren la finanzas del Poder Judicial.

Por ello, se refirió al gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, “como una persona honesta, honorable, espero que él pueda cambiar el rumbo del estado (…) al paso que vamos, vamos al inframundo”.

Detalló que nuestra entidad está sometida a una pobreza extrema, “la gente está muy necesitada porque no hay trabajo, y los que tenemos un trabajo como operadores jurídicos, estamos afectando al pueblo”.

Finalmente negó haber dicho que supuestamente el Poder Judicial del Estado, le hizo un préstamo al Ejecutivo del Fondo de Impartición de Justicia; aunque expresó que quiso pedir un préstamo ante el Instituto de Pensiones del Estado (IPE) y se lo negaron, explicándole que desde hace cinco años, no se hacen las aportaciones al mismo, a pesar de que mes con mes les descuentan hasta 5 mil pesos.

“Tiene cinco años que no dan préstamos a los empleados, que hay que hacerlo vía sindicato (…) a los oficiales administrativos se les descuenta más de mil pesos al mes y a los magistrados casi 5 mil pesos al mes, pero los beneficios que otorgaba el instituto están suspendidos desde hace cinco años (…) no han entregado el dinero, qué le hicieron al dinero, no lo sé”, enfatizó.

 

Apolinar Velazco