Las Choapas, Ver.-  Indignación, tristeza, impotencia y frases como “no hay nada que celebrar” es lo que dicen y sienten habitantes de Las Choapas tras confirmar este jueves que la última víctima de la violencia fue un menor de apenas 12 años de edad.

Primero, el miércoles por la tarde se localizaron las 5 cabezas faltantes de los cuerpos que la semana pasada fueron ubicados en la carretera a Ocozocuautla.

El hallazgo se realizó a la altura del acceso a la batería de “Los Soldados” en la carretera Paralelo–Las Choapas, lugar que fue asegurado por el Ejército Mexicano, Policía Estatal, Municipal y Ministerial.

Las personas que fueron decapitadas y cuyos miembros superiores fueron encontrados días después respondían en vida a: María De la Cruz González Pedraza, de 41 años; Miguel Jacinto de la Cruz, de 16; Jesús López García, de 22; Concepción Isidro González, de 31 años; y Rubén Félix Olán, de 17 años de edad.

Mientras el hecho ya conmocionaba a la población de Las Choapas, por la tarde noche trascendió que un conocido comerciante de aceite y artículos para automóvil fue sustraído de su negocio, además de que también un menor de edad fue “levantado” en otro punto de la ciudad.

No obstante, para concluir la negra jornada, cerca de las 20:30 horas del miércoles se localizó un par de bolsas negras de plástico con restos humanos, que fueron dejados justo frente a un rancho del alcalde de Las Choapas, Marco Antonio Estrada Montiel.

Por la tarde del viernes los familiares identificaron los restos, divididos en cabeza y tronco en dos bolsas, que resultó ser el de un niño de apenas 12 años de edad.

El menor no asistía a las escuelas no tenía oficio alguno, carecía de padre y su madre sacaba adelante a su familia con la venta de alimentos. El Niño fue privado de su libertad durante la tarde del miércoles, en la colonia J. Mario Rosado, pero en cuestión de horas fue asesinado y dejado frente al rancho del alcalde. Todavía no se sabe del paradero del comerciante “levantado”.

Este 15 de septiembre, los choapenses se encuentran sumamente tristes y atemorizados por los sucesos violentos que han empañado la vida en el municipio en los últimos meses, razón por la cual han manifestado a través de redes sociales no tener “nada que festejar”.

Sin embargo, se espera que la ola de violencia se recrudezca en los siguientes días, pues la presencia de nuevos grupos delictivos en la región es evidente y han advertido que continuarán con “limpias” en todo el sur de Veracruz.

 

 

 

 

 

 

Avc