Veracruz, Ver.- El vocero de la diócesis de Veracruz, Víctor Díaz Mendoza, aseguró que la Iglesia católica no se espanta por las amenazas de la comunidad lésbico-gay cuyos representantes advirtieron que revelarán nombres de sacerdotes que supuestamente contratan a sexoservidores de su mismo sexo en el caso de que continúen los dizque ataques hacia su persona.

El presbítero dijo que si existieran ese tipo de casos en la Iglesia Católica pues tampoco habría por qué espantarse, ya que se trata de una institución formada por pecadores.

“Ni nos van a espantar por hablar, por decir esto, yo no voy a ocupar argumentos a la persona para ganar algo que por sí ya es verdad, entonces si alguien viene a mí y me dice ‘tú esto, esto y esto’, son argumentos a la persona que no tienen validez; ahora si hubiera en la Iglesia, la Iglesia es santa y pecadora, mucha gente se acuerda del padre Juan de Jesús Valiente que decía ‘la Iglesia es santa y prostituta porque todos somos pecadores’”, expresó.

Comentó que la Iglesia Católica no condena a sus consagrados en el caso de que se desviasen del camino sino que, al contrario, pide por su conversión.

No obstante, aclaró que no le constata que existan sacerdotes homosexuales en la diócesis de Veracruz.

“Yo tampoco condeno a nadie, no soy juez para nadie, ni a estos hermanos nuestros, al contrario, son mis hermanos, yo pido a dios por ellos y sé que dios los perdona en medio de su debilidad, si ellos se quieren cerrar a una debilidad, porque dios es misericordioso hasta el último momento espera mi conversión, mi cambio de vida (…), yo no me he acostado con ninguno, entonces no te puedo decir si hay, cuando tengas pruebas de que ‘esta mujer es esto’ o de que ‘este hombre es esto’ es porque ya lo probaste”, insistió.

Por último, destacó la participación de las personas que marcharon en defensa de la familia tanto en esta ciudad como en otras del país, la cual resaltó que fue copiosa, ya que fueron miles quienes salieron a las calles.

 

 

 

 

 

José Juan García