El diputado local Francisco Garduza justificó el retraso en la conclusión de la construcción del túnel sumergido, al señalar que es necesario garantiza la calidad de la obra.

En entrevista, dijo que no se hace necesario apresurar la inauguración del puente, pues ello depende de los tiempos de la Constructora Concesionaria del Túnel de Coatzacoalcos SA de CV (Cotuco).

Hay que recordar que en junio del 2015 el Congreso local aprobó ampliar a 45 años la concesión del Túnel Sumergido a fin de que la obra se lograra concluir este mismo año.

Este martes, funcionarios de la SIOP, el alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero Rosiñol, acompañados de diputados locales, realizaron un recorrido en la obra y se informó que será hasta febrero del año que entra cuando se podrá poner en funciones.

En ese sentido, el legislador comentó que el puente lleva un “gran avance” en su construcción y refirió que si comunica a Coatzacoalcos con Villa Allende, sin embargo, se improvisaron algunas rampas que se tendrán que reforzar.

“Al parecer todavía va a tardar varios meses, desconozco exactamente cuántos, porque no tuvimos una entrevista con representantes de la empresa que nos dieran una información adecuada”.

Aseguró que hace falta terminar de construir rampas de acceso a Villa Allende, se requieren pozos de ventilación y los acabados, “ya se puede hacer el recorrido, con mucho cuidado, pero si se puede pasar”.

Cuestionado por el incumplimiento de los plazos de la construcción de la obra dijo: “el problema no radica en el programa, ojala que nos olvidemos de los tiempos, lo que hay que establecer es que quede bien y no por las prisas adelantar”.

Alertó que al apresurar la conclusión de la obra la estructura podría sufrir alguna afectación por acelerar los tiempos.

 

 

 

 

 

 

 

Isabel Ortega