El servicio de hemodiálisis para pacientes con insuficiencia renal crónica “es más caro” para la familia y el sector salud, que hacer un trasplante de riñón, además de que los vuelve “esclavos” de estas curaciones, señaló el secretario de Salud y Servicios de Veracruz (Sesver) Fernando Benítez Obeso.

La donación de órganos como riñón es una alternativa para dar vida a los enfermos con insuficiencia renal crónica, y así acabar con la “esclavitud” de tener los servicios de hemodiálisis.

A nivel nacional los gobiernos federal y estatal invierten millones de pesos para ofrecer el servicio de hemodiálisis a pacientes que por tener enfermedades crónicas degenerativas, ahora sufren daños en sus riñones.

En Veracruz son más de 80 millones de pesos los destinados para atender a miles de pacientes con enfermedades de riñón, debido a que se invierte en la compra de máquinas y recurso humano para atenderlos, dijo el secretario.

“Se invierte mucho dinero, no sólo en Veracruz, sino en toda la República, es un gasto enorme, por eso es importante la donación de Órganos, porque eso reduce el gasto en estos procedimientos. Es más caro hacer hemodiálisis que hacer trasplante”, expuso.

El secretario de Salud consideró que el trasplante de riñón debe incluirse y promoverse en el Seguro Popular, porque a los gobiernos estatales no les alcanza el recurso para atender a los pacientes que requieren el servicio de hemodiálisis.

“Por eso es importante que se pueda incluir en el Seguro Popular lo que es el trasplante  o que  haya un recurso especial de la Federación para los donantes o receptor de un riñón”, dijo.

Tan sólo en el Hospital Regional de Veracruz son atendidos 180 pacientes; en el de Tierra Blanca un número similar y en el Centro de Alta Especialidad (CAE) “Dr. Rafael Lució” acuden 130 personas a recibir el servicio de hemodiálisis.

Puntualizó que los servicios de hemodiálisis fueron suspendidos unas horas en el hospital regional “Dr. Luis F. Nachón” ante la falta de insumos, pero a partir de este jueves a las 06:00 horas, los médicos y enfermeras comenzaron a atender a los pacientes con males renales.

“Se invierte mucho dinero en la hemodiálisis, es mucho el gasto y el dolor para el paciente. Se puede prevenir evitando la diabetes, y haciéndose con regularidad examen general de orina y de química sanguínea”, finalizó.

 

 

 

 

 

 

 

Verónica Huerta