Pacientes con insuficiencia renal crónica del servicio de Hemodiálisis del Hospital Regional “Dr. Luis F. Nachón” se encuentran en riesgo luego de que el servicio fuera suspendido sin previo aviso por parte de la empresa que lo proporciona.

A través de un par de hojas pegadas en la puerta de acceso al área de hemodiálisis, los pacientes leyeron “Se les comunica a los pacientes que por causas administrativas se suspenderá el servicio de hemodiálisis a partir del día 17 de agosto del 2016 y hasta nuevo aviso.  Atentamente Grupo NRA”.

Laura Pérez, quien lleva frecuentemente a un familiar, relató que se enteraron desde el lunes que tal vez se suspendía el servicio por falta de pago, pero no creyeron que fuese verdad.

“Supuestamente le deben a la empresa, la que presta la máquina, es la del Sector Salud de aquí del civil, por eso ya no nos dieron sesión, que porque son varios millones que se le deben”.

La entrevistada recordó que hace cuatro años murieron pacientes en la espera de ser atendidos, pues no contaban con los recursos económicos para realizar hemodiálisis en hospitales particulares.

“Ya había pasado esto y han fallecido, a otros los mandan a otro lugar, supuestamente los pagaba el civil, pero ahorita si está canijo por la gente que viene mal”.

Otra joven que se enteró al momento de llevar a su madre, relató que tuvo que marcar de urgencia a su padre, esposo de la paciente, para que buscara otro lugar pues ya no “aguantaba” esperar otro día sin su tratamiento.

“Mi mamá ya no camina, mi papá la tiene que traer y ella otro día no aguanta. Ellos ya no aguantan por lo mismo que la necesitan, ella vio que no dieron la sesión el lunes, ya no aguanta, mi mamá ya es grande, está débil, su vida es venir aquí”.

Pacientes con insuficiencia renal crónica del servicio de Hemodiálisis del Hospital Regional “Dr. Luis F. Nachón” se encuentran en riesgo luego de que el servicio fuera suspendido sin previo aviso por parte de la empresa que lo proporciona solo pegara un papel en la entrada del consultorio.

 

 

 

 

 

Arantxa Arcos/AVCNoticias