El presidente de la Comisión de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Congreso del Estado, Alejandro Zairick Morante, afirmó que es necesario que se acaben con los chantajes que ponen en riesgo el abasto de agua para Veracruz y Medellín.

Consideró que si ya se agotó el diálogo se hace necesario que grupo MAS presenten las denuncias penales para poder actuar contra quien ha afectado la infraestructura que garantiza el abasto de agua en la zona conurbada.

“Ese tipo de acciones y chantajes deben acabarse, porque a quién más lastiman es a la ciudadanía”, dijo.

Reconoció que hay urgencia por dictaminar la extinción del SAS, pero no se integrará el documento en tanto no se tenga la información suficiente del caso, “hay prisa por atender este asunto, hay prioridad pues la ciudadanía dependen del vital líquido y no lo están teniendo en cantidad y calidad”.

Explicó que él se reunió con el alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil, a quien se le pidió información adicional para dictaminar, pero evitó explicar por qué se permitió la entrada de grupo MAS, a pesar de que no se ha extinguido el SAS.

“Tenemos varias dudas y lo más importante es que las actas de cabildo se integren en el mismo sentido, ya que los dos ayuntamientos serán socios”.

Además, expuso, se reunió con la líder sindical Angélica Navarrete quien externo la preocupación de que se respete la base a mil 256 trabajadores del SAS.

“Hasta donde yo sé y tengo la información es que prácticamente a todos se les reubicará, y se liquidará a quienes estén a punto de jubilarse a la gente mayor que ya cumplió con su vida laboral y que ya no tiene la edad o las facultades para seguir con ese ritmo de trabajo”.

Avc