Un juez federal negó a la Procuraduría General de la República (PGR) una orden de aprehensión en contra de la cantante pop Belinda.

Se le acusaba del ocultamiento, la alteración y manipulación de sus registros contables en el ejercicio fiscal 2010.

Por esta modalidad de evasión fiscal, Belinda Peregrin Schüll podría haber sido castigada con una sentencia de 3 meses a 3 años de prisión.

El delito que se intentaba imputar a la cantante no es grave, por lo que le habría bastado con el pago de una fianza para librar la cárcel.

En un tuit, Belinda dijo que Dios es su abogado y que estaba tranquila, pero su verdadero defensor legal era de carne y hueso: José Luis Nassar Peters, perteneciente al despacho de abogados Nassar Nassar y Asociados.

Con información de Aristegui Noticias.