El Tribunal Electoral del Estado de Veracruz (TEV) desechó en sesión extraordinaria siete medios de impugnación, entre ellos, un recurso promovido por Juan Carlos Fernández Zulueta en contra del alcalde de Córdoba, Tomás Ríos Bernal, por una supuesta violación a la denominada “veda electoral”, el pasado 12 de mayo.

Fundamentado en el expediente PES 58/2016 y albergada en la ponencia del Magistrado  Roberto Eduardo Sigala Aguilar, el denunciante presentó de prueba solo una nota publicada en El Mundo de Córdoba con la cabeza “Prevén doscientas casas más en zona rural”.

Sin embargo a juicio del ponente, no existen las suficientes pruebas y la información es relativa simplemente a una sesión de Cabildo, no a una difusión de propaganda pagada explícitamente por el Presidente Municipal de Córdoba. Además el diario implicado reiteró la publicación de la nota sustentada en su derecho a la libertad de expresión.

Además en la misma ponencia, el Magistrado Sigala Aguilar resolvió el medio de impugnación con el expediente 88/2016, presentado por Alternativa Veracruzana contra el alcalde de Coyutla Benito Picazo Pérez, acusado de destinar recursos públicos para beneficiar a su hermano, el candidato a diputado local por el Distrito de Papantla por el Partido Revolucionario Institucional, Camerino Basilio Picazo Pérez.

El denunciante simplemente presentó una fotografía en la cual policías municipales de Coyutla instalan propaganda del candidato; extraída del portal de noticias informante.mx y de la red social Facebook, sin embargo a juicio del TEV tales pruebas resultan insuficientes para comprobar una irregularidad.

Además, el Tribunal Electoral de Veracruz, en la ponencia del Magistrado Javier Hernández Hernández, desechó tres recursos de impugnación; el primero, identificado con el expediente PES 83/2016, presentado por el Partido Movimiento Regeneración Nacional  (MORENA) contra la candidata a diputada local por el Distrito de Boca del Río por el Partido Revolucionario Institucional Martha Platas Luna por un aparente uso en campaña de los colores distintivos del partido de izquierda, aunque la ley no distingue exclusividad en la utilización de tonalidades por parte de las fuerzas politicas.

El segundo, con el expediente 89/2016, promovido por Alternativa Veracruzana (AVE) en contra del diputado Francisco Garrido Sánchez, se le acusa al legislador de denostar al partido político estatal en Tribuna del Congreso del Estado y medios de comunicación, aunque el servidor parlamentario sustentó sus declaraciones al amparo de la inmunidad legislativa y de la libertad de expresión.

En el tercer medio de impugnación, sustentado en el expediente 92/2016, lo presentó AVE contra el candidato a diputado local por el distrito de Perote, Carlos Antonio Morales Guevara, al denunciar una aparente reunión del abanderado con funcionarios de casilla y servidores públicos del Municipio de Jalacingo.

De esta forma, en los tres proyectos, el Tribunal Electoral no detectó las pruebas suficientes para acreditar las irregularidades denunciadas, por lo tanto, procedió con el desecho de los recursos de impugnación.

Por su parte, en la ponencia del Magistrado José Oliveros Ruiz, se resolvió el recurso de impugnación sustentado en el expediente PES 87/2016, promovido por el Partido de la Revolución Democrática  (PRD) contra Roberto Azcona Ávila, señalado como director de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Martínez de la Torre, y acusado por participar el pasado 6 de mayo en actos de campaña a favor de la candidata a diputada local por el PRI; aunque el denunciado comprobó su renuncia al cargo desde el pasado 30 de marzo y por lo tanto, no existen conductas por sancionar.

El último recurso de impugnación, con el expediente PES 90/2016; lo presentó AVE contra el candidato a diputado local por el Partido del Trabajo por el Distrito de Misantla, Javier Hernández Candanedo, a quien acusaron de actos preliminares de campaña por la red social Facebook; sin embargo ante la falta de regulación legal del internet y de las redes sociales, tal procedimiento fue desechado por la inexistencia de una conducta sancionable.

 

 

 

 

 

 

 

Avc