El Sexto Tribunal Unitario del Segundo Circuito ordenó la liberación de los últimos tres de los ocho militares involucrados en la muerte de 22 personas dentro de una bodega en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, en hechos ocurridos el 30 de junio de 2014.

El Ministerio Público Federal señaló que considera “haber ofrecido los elementos de prueba suficiente para que se procesara a los tres elementos militares”, sin embargo el tribunal determinó que Fernando Quintero Millán, Roberto Acevedo López y Leobardo Hernández Leónides son inocentes de los delitos de homicidio, encubrimiento en la modalidad de alteración y modificación ilícita de vestigios del hecho delictivo.

En marzo pasado integrantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, que representan a las sobrevivientes de la balacera registrada en una bodega del municipio de Tlatlaya, indicaron que un juez militar absolvió de los delitos militares a los implicados en este caso, a los cuales se les imputó el delito de infracción de deberes.

En octubre de 2015 un juzgado federal concedió la libertad a cinco de los ocho inculpados, a pesar de que de acuerdo con los peritajes realizados por la PGR al menos nueve personas de un total de 22 habrían sido ejecutadas, ésto a pesar de que según indagatorias de la Comisión Nacional de Derechos Humanos hasta 15 de las víctimas habrán sido abatidas a mansalva.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó la noche de este viernes que el tribunal antes mencionado “desestimó los elementos de prueba aportados por el Ministerio Público de la Federación para demostrar la culpabilidad de Quintero Millán, Acevedo López y Hernández Leónides en los hechos referidos.

“Conforme al marco legal vigente la PGR acata esta resolución judicial. Sin embargo, el Ministerio Público de la Federación considera haber ofrecido los elementos de prueba suficientes para procesar a los tres elementos militares”.

Asimismo, indicó que con esta resolución judicial a su favor los tres efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional serán puestos en libertad y abandonarán la Prisión Militar número 1-A, que se localiza en la ciudad de México.

Con información de La Jornada.