Se trata de un fantástico trabajo realizado por el Museo Dali, una versión VR de “La Reminiscencia arqueológica del ángelus de Millet”, cuadro de 1933 que podemos disfrutar ahora de una forma completamente diferente, aunque no interactiva (podemos dejarnos llevar por el paseo dentro de la obra).