Hace exactamente un año, el 21 de agosto de 2014, publiqué una entrevista con Rafael Alcalá quien me habló de la renovación de la plantilla de docentes de JazzUV. Cito un fragmento:
Después el maestro Jordi me dijo:

Tim Mayer, Rafael Alcalá y Aldemar Valentín
Tim Mayer, Rafael Alcalá y Aldemar Valentín

-Ya vamos a comenzar, pero nos falta un maestro de bajo porque va a haber un cambio y le vamos a hablar a fulanito de tal
-Déjame hacer una llamada
Empecé a buscar y llamé a un amigo mío que se llama Aldemar Valentín, él y yo estudiamos juntos en Berklee, después se fue a hacer la Maestría en Composición en New England, de ahí se fue a Nueva York, de ahí a Puerto Rico. Es segundo bajista del grupo de Miguel Zenón, es un musicazo increíble:
-Ale, ¿cómo estás?
-Echándome una cerveza en Puerto Rico
Oye, ¿sabes del Festival JazzUV?
-Claro, me dijeron David Sánchez y Giovanni Hidalgo que fueron para allá. ¿Qué estás haciendo?
-Pues estoy aquí de docente y de Jefe de Academia. Andamos buscando bajista.Tim [Mayer] viene para acá, ¿no te gustaría venirte? (…) La gente te va a encantar, la comida te va a encantar, la cultura de Veracruz de te va a encantar y la Universidad Veracruzana es una muy buena institución, te va a dar muy buen currículum. No vas a tener dinero, pero vas a tener mucho apoyo y mucho cariño (risas) [Ver: JazzUV, visiones y revisiones / II │ Rafael Alcalá]
El año que lleva aquí Aldemar le ha dado la razón a Rafael.

La perla de los mares

Yo nací en Mayagüez, Puerto Rico, que es una ciudad en el oeste de la isla, allí me crié y otra parte de la infancia la pasé en Ponce que es una ciudad en el sur, ahí fue donde empecé a estudiar música formalmente.

Mayagüez, Puerto Rico
Mayagüez, Puerto Rico

Siempre me interesó la música de alguna forma porque mi papá era muy musical, él vivió parte de su infancia en Nueva York por lo tanto tenía influencia de la música anglosajona y, sobre todo, de la música afro, me acuerdo que siempre escuchaba a Diana Ross, Barry White, cosas así y además, por supuesto, le gustaba mucho la salsa.
A mi mamá también le gustaba mucho la música, en la casa escuchaba a los cantantes latinoamericanos de aquel momento (los 70), Roberto Carlos, José José, todos ellos.
Ese fue mi entorno, luego la familia se mudó a Ponce y ahí empecé a estudiar música, empecé con el solfeo, luego un poco de percusión, por ahí exploré el cello porque no había cabida en otros instrumentos y ese me tocó, muchas veces pienso que me hubiera gustado seguir tocándolo porque es muy hermoso. Luego de eso intenté, un rato, con el contrabajo, lo empecé a estudiar formalmente hasta que encontré la guitarra bajo, que es el instrumento que toco, y me atrajo mucho por el contexto musical donde se desarrollaba.
En Ponce tuve muy buenos profesores, entre ellos Irving Cancel, que fue mi primer maestro. Es un tremendo maestro ponceño, fue maestro de un montón de gente que está tocando hoy día o enseñando, entre ellos Ricky Rodríguez, el bajista que vino con David [Sánchez] y muchos otros.

Oye cómo va / mi ritmo…

Carlos Santana
Carlos Santana

Luego regresé a mi pueblo, seguí estudiando y formé parte de la banda de la escuela de música. En Puerto Rico hay unas escuelas que se llaman Escuela Libre de Música, es un proyecto que comenzó a mediados del siglo pasado, tenía como fin crear músicos pero que el estudio fuese combinado con la escuela regular. Esas escuelas fueron el punto de partida para muchos músicos, hoy día algunas de ellas han sido fusionadas con escuelas de arte.
Cuando regresé a Mayagüez empecé a tocar mucho rock con un amigo que se llama Néstor Pérez, era una persona más grande que yo entonces su repertorio eran [Carlos] Santana, Steely Dan, cosas así. De manera medio informal hicimos un demo para Berklee y me gané una beca, eso fue decisivo porque mis padres me dieron el apoyo que necesitaba además de la beca.
Había empezado a los 15 años, algo así, pero realmente fue ese último año, antes de irme a Boston, que empecé a estudiar más en serio, a mí la disciplina no me viene natural (risas) pero en ciertos momentos he tenido que hacerlo porque no hay otra.

Ninguna de estas calles tiene nombre…

Ninguna de estas calles tiene nombre,
ninguna de estas sombras tiene dueño
(Willie Colón)

Llegué a Boston muy jovencito, en aquel momento esa ciudad era como otro mundo para mí, era cambiar de planeta. Obviamente ahí empezó todo un desarrollo de mi vida, no tan solo musical sino también personal, con todos los amigos de todos lados, latinos y no latinos, anglosajones, etc.

Boston, MA
Boston, MA

Mi estadía en Boston fue larga, estuve como 12 años pero intermitentemente, a veces estudiaba, a veces trabajaba, por ahí salía una gira y me iba pero sí, Boston fue muy importante, tuve varios profesores que me ayudaron mucho, Óscar Stagnaro, Greg Hopkins, Fernando Huergo y varios más.
En Boston empecé a tocar profesionalmente, eso es importante para mí, cuando me pregunto dónde comencé yo a tocar profesionalmente veo que no fue Puerto Rico, fue Boston. Ahí empecé a tocar muchas cosas, obviamente, entre ellas la salsa porque era lo que estaba más cerca a mí por ser puertorriqueño pero también pude tocar bastante con brasileros, con afroamericanos (a mí no me gusta hablar en esos términos de «afro» y «blanco» pero, lamentablemente, esa es la realidad de Estados Unidos). Tuve varias oportunidades de tocar en iglesias de comunidades negras.
En la formación de un músico son pieza clave los primeros músicos con los que se encuentra y yo tuve muchos amigos en la escuela que fueron muy importantes, entre ellos estaba Miguel Zenón, por ejemplo, que además de ser mi amigo lo considero una guía porque es una persona que ha hecho un recorrido muy contundente, muy serio. También estaban otros como Abe Rábade, un pianista gallego muy bueno, también fue muy importante haberlo conocido; estaba un baterista brasilero que vive en México de toda su vida, Alex Kautz, había amigos puertorriqueños como Néstor Toro y muchos más.

La fonoteca de Babel

El primer año que estuve en Boston tuve un problema de salud y fui a Puerto Rico, ahí estuve seis meses y cuando regresé entré a trabajar en una tienda de discos, fue uno de los mejores trabajos que he tenido porque podía escuchar los cd’s de la tienda, fue un momento muy bueno para mi formación. BorgesLo de ahora es un engaño, yo me considero joven, tengo 38 años, pero veo a mis estudiantes más jóvenes y les suplico que no se engañen, aunque tengas 1 TB de música no vas a escuchar todo, tú tienes que tener 10 discos en un semestre y esos 10 discos los vas a asimilar, de nada te vale tener una pared llena de libros si no has leído ninguno; no es la cantidad, lo que sirve es tu repertorio, tus lecturas.
Los años en Boston fueron largos, terminé un diploma profesional, que no necesariamente es una licenciatura, y me regresé a Puerto Rico, eso fue en el 99, al año siguiente regresé a completar la licenciatura.

Hoy no estaré en Puerto Rico / pero muy pronto quizá

Logro terminar la licenciatura e inmediatamente me interesa el asunto de hacer una maestría y la estudié en el New England Conservatory.

New England Conservatory
New England Conservatory

También fue una experiencia muy bonita, mucho más breve que la de Berklee, son escuelas muy distintas, el Conservatorio de Nueva Inglaterra es pequeño y algo hermético pero yo tuve la dicha de que me aceptaran y fue muy bueno para mí porque yo estaba en un momento de formación, quería estudiar. Ahí me encontré con Bob Moses, con Danilo Pérez, ahí los maestros son, en general, muy buenos; fue un buen momento.
Terminando hice una gira con Néstor Torres (fuimos a Japón y a Taiwán) y una vez terminando la gira regreso a Puerto Rico y un día, comiendo en un café con un amigo, me ofrecen un trabajo en la Universidad Interamericana entonces digo bueno, yo me quedo acá, además no había experimentado Puerto Rico profesionalmente ni culturalmente, era importante vivir allí porque por haberme ido tan joven tenía muchos rezagos en cuanto a mi cultura, incluso en ese momento me matriculé en una escuela de historia, fue una incursión media fallida pero, aunque no terminé, fue un importante mi formación un poco de historia general del Caribe.
Esa fue mi primera experiencia en la docencia, yo antes había enseñado en un festival de Panamá al que fui dos veces pero eran clínicas y cosas así. Luego empecé a enseñar en el Conservatorio de Puerto Rico, también fue un momento bonito.

(CONTINUARÁ)

SEGUNDA PARTE: El camino, las Ficciones


 

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER