CIUDAD DE MÉXICO.- La destrucción del patrimonio histórico ha sorprendido nuevamente a las autoridades culturales del país. Mientras en el municipio de Tlaltizapán, Morelos, el propio Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) avaló la destrucción de vestigios arqueológicos para construir una carretera, el organismo presentó ayer una denuncia penal en contra de quien resulte responsable por la demolición de la capilla del Santo Cristo, que se ubicaba en el municipio de San Pablo del Monte, en Tlaxcala.

Principalmente enterados a través de las redes sociales, hasta este martes las autoridades tenían pocos detalles de lo sucedido. Se desconoce quiénes fueron los culpables de llevar a cabo la demolición con maquinaria pesada, cuánto tiempo tardaron en derribarla (se cree que se derrumbó entre la tarde del sábado y parte del domingo) y qué vestigios han quedado del inmueble virreinal. También desconocían el paradero de los bienes muebles (entre ellos una imagen del Inmaculado señor de Cristo) que se conservaban en el lugar.

Raúl Delgado Lamas, director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de Conaculta, aseguró que la capilla catalogada e inscrita en el Registro Público de la Propiedad Federal con el folio Real 15609, “estaba en buen estado de conservación”, aunque no así sus instalaciones. “Nos tiene realmente abrumados y sorprendidos, por eso el INAH en apego a todas las disposiciones jurídicas ha hecho la denuncia penal contra quien corresponda, puede ser un contratista… no lo sé, en este momento sería especular, por eso se hace la denuncia para que se abra el expediente de la investigación”, dijo.

La información con la que la dependencia contaba, apenas abarcó tres párrafos de un escueto comunicado y no disponía de imágenes de la afectación. De acuerdo con Delgado, ya se hizo una visita de inspección, pero no existen las condiciones para garantizar la seguridad del personal. “Prácticamente no hay nada, lo hicieron muy rápido porque está limpio el predio, eso es lo que nos sorprende; el día de ayer hubo personal muy discreto del INAH, pero por información indirecta sabemos que no tenían las garantías sobre su seguridad”.

La capilla del Santo Cristo era de “estilo ecléctico”, poseía elementos de mampostería en muros y contrafuertes, así como una bóveda de cañón corrido y dos torres campanario añadidas en el siglo XIX. Pintada en azul con decorados en dorado, compartía espacio con otra construcción religiosa del siglo XX en color ocre rojizo. San Pablo del Monte se encuentra a sólo 31.5 kilómetros de la capital de Tlaxcala y a poco más de 13 kilómetros de Puebla.

Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH, señaló que de acuerdo con la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos los responsables de los daños podrían tener penas que van de los tres a los 11 años de prisión. Respecto a la destrucción de la zona arqueológica de Tlaltizapán, el funcionario se deslindó argumentando que los bienes prehispánicos no están bajo su responsabilidad: “eso lo puede tener el coordinador nacional de Arqueología”, dijo.

 

Luis Carlos Sámchez/ Excelsior