En el lobby hay una extensa serie de percheros para dejar colgados el formalismo y la solemnidad (lo más probable es que, al salir, los dejemos ahí y no por olvido, sino porque ya nunca más los necesitaremos)

Pasamos a la sala y, tras la tercera llamada, aparece la imaginación vestida de frac, hace una amplia caravana al público, se gira y, batuta en mano, se dirige a su orquesta.

Pedro Sandoval
Pedro Sandoval

Tras los atriles, también vestidos de gala, aparecen peines, mangueras, ligas, botellas, cajas de cartón, latas, todos los integrantes de una orquesta patrocinada por la creatividad.
En las partituras aparece el pentagrama lleno risas blancas, risas negras, risas redondas, corcheas de carcajadas.
El juego, los sueños, la inmensa dicha de vivir la vida son los movimientos de la sinfonía que interpreta, desde hace una década, una atípica orquesta, Los botes cantan, formada por Pedro Sandoval. Sea él quien la presente:

Soy originario de la ciudad de Bogotá, Colombia, pero vivo desde los tres años en Toluca, Estado de México entonces realmente crecí como mexicano, aunque tengo lazos fuertes y mucho cariño por la cultura colombiana, prácticamente soy de aquí.

Como cantautor tengo 20 años de trayectoria haciendo mis propias canciones influenciadas, en su momento, por el rock urbano, el movimiento rupestre y también un poco de la trova y la nueva canción latinoamericanas. Eso es lo que mayormente me ha influenciado, aunque recorro muchos géneros de la música popular, siempre estoy brincando entre la trova y el rock pero de manera acústica y siempre poniendo a la canción, letra y música, como protagonista.

Paralelamente tengo un grupo que se llama Los botes cantan, integrado por Rocío Trujillo, Miguel Jaimes y un servidor, Pedro Sandoval.

Rocío Trujillo
Rocío Trujillo

Es un grupo de música para chavitos en el que hacemos canciones mías con la peculiaridad de que son acompañadas por instrumentos de material de reuso hechos por nosotros mismos, con ellos le mostramos a los niños que se puede hacer música con los elementos que tenemos cerca y que se puede jugar con ella, es un numerito con el que tenemos 10 años trabajando y esta semana vamos a visitarlos en Xalapa.

Procuramos que los instrumentos sean de fácil elaboración para que los chavitos se queden con la inquietud de hacerlos en sus casas, tenemos, por ejemplo, el peinófono que es un peine con papel celofán que distorsiona un poco la voz y hace un sonido muy divertido. Tenemos unas zampoñetas hechas con botellas con diferentes niveles de agua que vamos soplando como se hace con las zampoñas sudamericanas, por eso se llaman así. Tenemos el liguerio que es como salterio pero hecho con una caja de pizzas y ligas. Tenemos una batería hecha de latas que se llama la latería y una especie de corno francés que está hecho con una manguera de electricista y un embudo, al que llamamos el cornudo. En una canción emulamos instrumentos prehispánicos, uno de ellos es el clorocol que es como el caracol prehispánico pero hecho con una botella grande cloro, tenemos una pimpocarina que es una ocarina hecha con una pelotita de ping pong, tenemos maraquitas, bongobotes y varios instrumentos por el estilo, de elaboración minimalista para que los niños se queden con ganas de imitarlos con cosas que se encuentren.

Miguel Jaimes
Miguel Jaimes

Hemos hecho talleres algunas veces pero creemos que funciona más el espectáculo porque, a final de cuentas, en sí mismo es un taller en el que hacemos una muestra de los instrumentos, les enseñamos cómo hacerlos y sembramos la semillita para que ellos, con calma, elaboren sus propias ideas.

No me gusta llamarlos conciertos didácticos porque suena aburrido, son más bien conciertos lúdicos, sí se trata de enseñar las posibilidades de la música y los instrumentos pero a través del juego.

Vamos a Xalapa a presentarnos en un festival que se llama Las notas de Guido que se hace cada dos años, teníamos ganas de ir por allá desde el festival pasado pero no se había concretado y ahora, por fin, vamos a visitarlos con mucho gusto porque es una ciudad que nos atrapa y nos gusta mucho.

Aprovechando la visita, contactamos a nuestros amigos Ric Rodríguez e Iván Zepeda (que son narradores orales de Xalapa) a quienes conocimos el año pasado en una visita que hicimos al Festival Cuentos y Flores que se hizo en homenaje a un amigo común que se llama Gabriel Martínez, ahí hicimos el contacto, tuvimos empatía, nos gustó mucho el trabajo mutuo y se nos ocurrió la idea de presentar mis canciones al alimón con Iván Zepeda y hacer un concierto de Los botes dentro de su espacio.

InstrumentosLos botes cantan se presentan el miércoles 22 en el auditorio del ISMEV, dentro del Festival Las notas de Guido, esto es entrada libre.

Después me presento con Iván Zepeda en un espectáculo con canciones mías y cuentos de él (esto ya es para adultos) en el bar La Tasca, el sábado a las nueve de la noche.

El domingo se vuelve a presentar Los botes cantan en el Foro Cuentos y Flores [Moctezuma 39-B, entre Xalapeños Ilustres y Murillo Vidal], ahí estaremos a mediodía y es de cooperación voluntaria.







 

CONTACTO EN FACEBOOK        CONTACTO EN G+        CONTACTO EN TWITTER

 

Te puede interesar:
Un mundo lleno de ilusiones | Flora Pasquet / II

En esta segunda parte de la conversación, Flora Pasquet nos platica sobre su encuentro con México y algunos de los Read more

Sueños pasados por agua | Flora Pasquet / I

Flora Pasquet ha armado un rompecabezas formado por imágenes insulares, de viejo continente y moderna ciudad; con resonancias africanas sembradas Read more