La salvaje hegemonía
de los medios comerciales
solo promueve banales
miembros de su cofradía
que destierran la poesía,
la transforman en quimera.
Mas la pasión verdadera
ha engendrado un nuevo son
de la mano de Ramón
y de su Son de Madera

Yo cargo un gran sentimiento/ por lo que mi alma desea

JaranaA veces la gente piensa que el mexicano no puede tener mucha dignidad por esa avasalladora forma del comercio que estereotipa toda una generación y que nos afecta a todos, por ejemplo, alguna vez estábamos en el aeropuerto, nos encontramos a gente de Televisa y nos dijeron:
-¿Qué banda son ustedes?
-Son De Madera, tocamos son jarocho
-¿Qué es eso del son jarocho?
-Pues son jarocho, música más vieja que cualquiera de los géneros que ustedes conocen
Otra vez fuimos a una estación de radio en Los Ángeles y ahí estaba a un famoso conductor que se llama El Piolín o algo así y la verdad es que yo sentía tanta vergüenza de que eso sea lo que se transmite y con lo que se manipula a toda la raza, que le dije:
-Nosotros no venimos a hacer reír a la gente ni somos tu trapo de pasar jerga, nosotros tenemos una dignidad muy grande y nuestra mexicanidad es muy profunda y es tanto orgullo ser indio como ser mestizo.
Cambiar esa parte es fundamental; desde que empezamos, los chavos de secundaria me decían:

Fandango en Otatitlán
Fandango en Otatitlán

-¿Por qué tocas esa música?, esa música es fea, es música de indios, es música de campo
-Esta es la música con la que nací, es un ancestral, no es cualquier cosa
La música también es un arma política y hay que hacerla valer porque sentimos mucho orgullo por nuestro pasado, pero tanta vergüenza por nuestro presente. La gente habla maravillas del mundo indígena pero, como lo ha dicho Narro, estamos en deuda histórica con los pueblos indígenas. También estamos en deuda histórica con la cultura popular, México se ha convertido en un país que niega totalmente nuestra cultura, la feria de Tlacotalpan, por ejemplo, la hicimos los soneros desde hace 30 años, fue independiente, es una feria totalmente nacida del son jarocho, de la contracultura y vemos cómo se la apropió el gobierno del Estado, pero también con el consentimiento de mucha gente que está dentro del son.

Paseo de la Virgen de la Candelaria por el Papaloapan (Foto Mariana Mercado)
Paseo de la Virgen de la Candelaria por el Papaloapan (Foto Mariana Mercado)

Es un poco triste esa negación que hay hacia las cosas que son fundamentales para que seamos la gran nación que somos, pero no la han dejado ser las malas políticas culturales, la ignorancia sobre un pueblo que tiene todo; yo recuerdo cuando Peter Gabriel en su estudio, que dicen que es maravilloso, es como si estuvieras dentro de una gran piscina, grabó a Camperos de Valles, hizo un disco para ellos y te das cuenta de que solamente en México la gente no puede apreciar cultura del son huasteco, en ninguna parte del mundo hay tres tipos que se planten en un escenario con tres instrumentos y canten como verdaderos dioses. Esa música es totalmente creativa, es profunda, es de un virtuosismo impresionante, tiene una belleza que está a la altura de cualquier género del mundo y mucha gente no lo nota, piensa que es, simplemente, la música de la Huasteca. Esa parte no hemos podido superarla como nación, todavía regreso a mi pueblo y los de mi generación me dicen:
-Oye, ¿todavía sigues con la jaranita?
-Sí, jaranita me llevado por todas partes del mundo y la jaranita es un instrumento que también a ti te pertenece y deberías saber lo que eso significa

Para expresar lo que siento/ falta idioma, falta idea/ falta espacio y pensamiento…

Palacio de Bellas Artes
Palacio de Bellas Artes

Esa ha sido la historia y hay que tener mucho coraje positivo para enfrentarla y salir adelante.
Todavía no hemos tocado en el Palacio de Bellas Artes pero yo creo que si se presentó Jordi Savall con música antigua europea, también puede puede presentarse la música antigua mexicana barroca que está al mismo nivel y está vigente. Eso sería pagar la deuda histórica con la cultura popular mexicana, y no estoy hablando solamente de Son de Madera, estoy hablando de Guillermo Velázquez, de Camperos de Valles, de Afrojarocho, de Mono Blanco, del nuevo movimiento que hay en Estados Unidos, el nuevo mariachi sin trompeta y también estoy hablando de los grupos jóvenes que hacen música tradicional fusionada con el rock; hay mucha gente que está haciendo cosas creativas y que merece esos espacios.

Camperos de Valles
Camperos de Valles

En Xalapa, sobre todo la Universidad Veracruzana necesita abrir los espacios que se han cerrado a la cultura popular, porque se ha limitado a los grupos que tienen su representación y los tiene ahí, encasillados, con una estructura inamovible que llega, a veces, hasta la petrificación. La cultura oficial no ha podido moverse de una manera que retribuya a la propia sociedad y eso tiene que ver desde la estructura de rectoría hasta los propios artistas. Una cosa impresionante es lo que sucedió con el espectáculo Jarocho, cómo se puede seguir invirtiendo en algo que es un fracaso total y que no se le ve por dónde, y no se puede invertir en la cultura popular, no solamente en lo que me compete a mí que es la tradición, sino en todo lo que sucede en la cultura de Xalapa. Jarocho fue un capricho de la esposa del rector en turno y el gobernador del estado de ese momento pero es insostenible, es un gran error haber hecho ese proyecto cuando estamos aquí los que hemos creado desde siempre y que tenemos el conocimiento, no solamente de la tradición, también del desarrollo de esta música.

Las bachianas jarochas

J. S. Bach
J. S. Bach

Cuando empecé a escuchar la tarantela y todos esos pasajes de la música barroca europea, me encontré que en esta forma ternaria estaba mucho de nuestra música.
Alguna vez tocamos en Alemania, en un teatro muy bonito,y al final vino un músico, me imagino académico, y me dijo:
-Qué parecida es esa música a algunos pasajes de Bach
A mí me dio tanto orgullo que encontrara eso porque, sí, yo estoy influenciado por Bach, para mí es uno de los más grandes de la historia de la música.
Otra vez Cheo Hurtado, el venezolano, me dijo:
-Vale, pero tú ya le estás metiendo otras cosas
-Pues igual que tú, mano, -le contesté

Cheo Hurtado
Cheo Hurtado

Cheo Hurtado es un monstruo del cuatro y me dio mucho gusto que encontrara que yo estaba buscando otras cosas dentro del mismo jarocho porque me di cuenta que dentro de esos tres mismos acordes hay unas extensiones infinitas y que todos esos pasajes que Bach encontró dentro de la tradición de la música europea, están en la mayoría de la música del mundo, pero sobre todo en la música que conserva esas estructuras donde es fundamental el desarrollo de las formas antiguas.
Yo escucho mucho a Anouar Brahem, es un genio de la música de Túnez, de la música árabe, que puede hacer infinita una pieza tradicional, eso era lo que yo quería cuando tocaba solo mi requinto, encontrar una forma infinita de desarrollar los tres acordes de un son jarocho.

Son de Madera

Son de Madera en los años 90: Juan Galván, Ramón Gutiérrez, Laura Rebolloso y Jekk Muzik
Son de Madera en los años 90: Juan Galván, Ramón Gutiérrez, Laura Rebolloso y Jekk Muzik

Son de Madera nació aquí, en Xalapa, en el año 92. Yo había estado en Mono Blanco muchos años, desde que era muy jovencito y aquí me encontré con Laura Rebolloso que estudiaba la carrera de guitarra en la Facultad de Música pero era, también, apasionada del son jarocho. Empezamos como jugando a hacer un grupo y Antonio García de León nos convocó para ir a representar a México en La Habana con un grupo de son jarocho que él quería formar con Patricio Hidalgo, con Laura y conmigo y se le ocurrió que el grupo se iba a llamar Son de Madera. Por problemas diversos no pudimos ir a ese festival y después le pregunté si podía usar el nombre. Y así empezamos, al principio Yekk (Muzik) tocaba con nosotros la marimbola, después invitamos a Juan Galván, a Amasio Cobos y empecé a traer músicos de allá y por último vino José Tereso. Tuvimos muchos bajistas, cuando estuvimos de gira en Estados Unidos tocábamos con Dante Pascuso y con Juan Pérez y en México alguna vez invitamos a Aarón Cruz, que es un gran bajista de jazz y le gustaba mucho nuestro grupo. Así nos fuimos conformando y el grupo fue cambiando, pasaron muchas cosas en nuestras vidas y yo seguí conservando el proyecto original.
Actualmente el grupo lo formamos Tereso Vega en la jarana tercera y el pandero jarocho, Aleph Castañeda en el contrabajo, Natalia Arroyo en el violín y yo en la guitarra de son, la guitarra de alambre y la mandolina. Nunca he querido meter baterías ni instrumentos eléctricos ni nada de eso, yo pienso que con las cuerdas es suficiente para hacer esta música que tiene sus orígenes en la música antigua aunque lo que hacemos es sumamente contemporáneo.

Son de Madera actual
Son de Madera actual

Lo último que hemos hecho es un disco que se llama Caribe, mar sincopado, es totalmente independiente, nosotros lo financiamos todo.
Lo presentamos aquí, en Xalapa, el 25 de noviembre; en 20 años no habíamos tenido el Teatro del Estado porque no había el espacio, porque no estamos dentro de la universidad, por cualquier cosa y cuando solicité ir a ver a Rodolfo Mendoza me atendió personalmente y me abrió el espacio; yo se lo agradezco mucho porque, aunque es su obligación porque es un servidor público, es sensible a su trabajo y abre el espacio a los grupos independientes.

PRIMERA PARTE                  SEGUNDA PARTE



CONTACTO DE FACEBOOK                  CONTACTO EN G+                  CONTACTO EN TWITTER

Te puede interesar:
Reflexionar sobre la salud, clave para superar pandemia: Rectora

Sara Ladrón de Guevara inauguró la Feria de la Salud on line “El buen vivir y la cultura de paz frente a la pandemia del Covid-19” Read more

La UV y la Universidad Nacional de Río Negro de Argentina realizaron seminario sobre internacionalización

Con el objetivo de brindar a los estudiantes un panorama de las opciones disponibles para la internacionalización,  la Universidad Veracruzana (UV) Read more