Something in the way…

Mariana Flores Zeleny
Mariana Flores Zeleny

Mis papás insistían:
-¿Que vas a hacer?, ya tienes 18 años y no estás estudiando nada, ¿qué onda?, ¿a qué le tiras, mi’ja?
-Yo quiero ser músico
-Bueno, ok, pero si vas a hacerlo, hazlo en serio y hazlo bien, métete una escuela y saca un papel
Esta preocupación de los padres de que debes de tener un papelito.Jazz Beatles
Después de año y medio o dos años de estar tocando con Lulú y con Juego de 5 llegó a mi casa un disco que se llama The Jazz Beatles Collection. Yo no sé cómo llegó, en mi casa jamás se escuchó jazz, lo más fresa que había era un disco de Glenn Miller pero en realidad casi nunca lo ponían, en mi casa se escuchaban cumbias y boleros, yo crecí con Chico Che, el Súper Show de los Vázquez, Rigo Domínguez y el Grupo Audaz, y Julio Jaramillo. Lo pop que había era Flans y Michael Jackson, con eso crecí pero a esas alturas de mi vida llegó este disco, lo empecé a escuchar porque me gustaban mucho Los Beatles y me gustó, no entendía la mayoría de las cosas, pero me gustó mucho. Ah, ¿eso es jazz?, pues está padre.

Jiribijazz

Después vi en el periódico que decía Seminario Internacional de Jazz y dije ah, pues han de enseñar esta cosa del jazz. Como me había gustado ese disco, me entró la jiribilla por entrar para ver qué onda y para aprender a tocar lo que había escuchado en ese disco.

Mariana Flores Zeleny, Óscar Stagnaro
Mariana Flores Zeleny, Óscar Stagnaro

Investigué, estaba carísimo; le dije a mis papás y me dijeron:
-Mi’ja, no hay dinero, aunque quisiéramos apoyarte no se puede
Mi hermana me ayudó:
-Pasamos con la charola con los cuates más lo que tú tengas ahorrado, yo te ayudo con otro poco y entras.
Con la de cooperacha de los cuates y la ayuda de mi hermana pude inscribirme al Seminario Jazz Fest de 2005, fue el primero que cursé.
Enteré al seminario y fue totalmente nuevo, fue una experiencia emocionante pero muy difícil porque yo no sabía absolutamente nada de teoría, yo aprendí de oreja, sabía leer un poquito porque alguna vez le pregunté a Héctor Cabra y él me dio unas hojas y medio me explicó, pero todo lo que yo tocaba era lo que sacaba, de oído, de los discos.
Pensé que ahí me iban a enseñar y cuál fue mi sorpresa que cuando entré supe que no había nivel de principiantes
El primer día el maestro hacía las audiciones para ver en qué nivel quedabas, yo lo no conocía, era Óscar Stagnaro. Entró y me dijo:
-¿Cuantos años tienes?
-19
-¿Cuánto tiempo tienes tocando?
-Un año
-Bueno, pues voy a ver cómo andas para ver en qué nivel quedas. ¿Te sabes una escala mayor?
-Si, en Do
-Pues tócala

Alumnos y docentes del Seminario Internacional Jazz Fest
Alumnos y docentes del Seminario Internacional Jazz Fest

La toqué y me preguntó:
-¿Y cuál es su relativo menor?
Me habló en chino, dije Madre Santa, ¿qué es eso?. Gracias al destino le atiné:
-La
-Ok, toca La
Yo me quedé, ¿y ahora qué hago?. Cambié posición y toqué La Mayor
-No, no, no, eso no
El caso es que hice todo mal. Luego me dijo:
-A ver, la triada de no sé qué acorde
Y yo así, chin…Quién sabe qué cara le puse que me dijo:
-¿Sabes lo que es una triada?
-No
-Pues así

Jazz Fest Ensamble
Jazz Fest Ensamble

Ah, ¿eso es una triada?, es como si tocara una cumbia, y comprendí algo que ya tocaba pero no sabía lo que era.
-Bueno, vas a quedar en intermedios porque no hay nivel principiante
Y yo con toda la vergüenza; chin, no sabía que había que saber más, pero la verdad es que el fue un maestro súper lindo, súper paciente. Algunos compañeros no eran tan pacientes, si el maestro se tenía que detener nada más por mí, ponían una cara de ay, pinche vieja, pero hubo varios compañeros que al final de la clase me explicaban, se portaron muy bien.
Con todo lo que vi y escuché ahí descubrí otro mundo y dije esto está padrísimo, quiero aprender más, yo quiero estudiar esto.
Ahí conocí varios músicos de aquí y cuando salimos pensamos en armar algo. Me quedé con sus contactos para no perderme, para poder seguir en eso. Ahí conocí a Obed Hernández, pianista y a Alejandro Bustos, saxofonista y tiempo después formamos un grupo juntos.

Little Jazz Bird

Para ese entonces en mi casa seguía la presión para que estudiara en serio.
Charles MingusUn año antes había presentado examen para estudiar guitarra en la Facultad de Música pero no quedé, eran 12 lugares y habíamos presentado examen 120, yo quedé en el cuarenta y pico . Después dije bueno, ¿qué le ando haciendo al jelengue con la guitarra si ya no la toco?, yo toco el bajo, pero pensé que era una escuela de música clásica y no podía llegar con mi bajo eléctrico.
Después del seminario anduve buscando cosas de jazz y me encontré un disco de Charles Mingus que tenía un contrabajo en la portada. Yo no tenía ni idea de quién era Charles Mingus pero era jazz y estaba barato; lo compré. Llegué a mi casa, lo escuché en mi habitación y me quedé así como, guau yo quiero tocar el contrabajo. Algunas cosas no las entendía muy bien pero me gustó lo que escuché, entonces me puse a buscar la forma de conseguir un contrabajo para entrar a la Facultad de Música.
Buscando conectes en la facultad llegué con el maestro Ramón Ramírez porque me dijeron que era de los maestros más accesibles:
-Maestro, quiero aprender a tocar contrabajo, quiero entrar a la facultad y vengo a pedirle su ayuda. Quiero saber si usted me puede dar clases, cuánto me cobra y si usted sabe si puedo utilizar un contrabajo de aquí, de la facultad.
-Mira, los contrabajos de aquí solamente pueden usarlos los alumnos, tendrías que conseguiste el tuyo. Yo estoy en toda la disposición de darte clases pero te voy a decir algo: la verdad veo difícil que te acepten
-¿Por qué?
Contrabajo-Mira, la verdad es que hay muy pocas mujeres contrabajistas, estás muy pequeña, tus manos son muy pequeñas y los maestros de aquí son muy exigentes y, bueno, yo te puedo preparar pero no te puedo asegurar un lugar y lo más seguro es que no te acepten, tú sabes si quieres comenzar a prepararte.
Me dio un poquito el bajón, la tristeza pero yo quería tocar el contrabajo:
-No, no importa, ¿usted me puede ayudar a conseguir un contrabajo?
-Tengo un alumno que tiene dos bajos, anda vendiendo uno que no es muy bueno pero te puede servir para empezar, yo te puedo conseguir un arco y empezamos las clases.
Así fue, no me acuerdo cuánto me cobraba, pero era muy poco.
Seguí trabajando con las dos bandas (Venus Rock y Juego de 5), haciendo bisutería y viendo de dónde sacaba dinero porque ahora había que pagar un contrabajo. Mi hermana me ayudó muchísimo, cosa que le agradezco, creo que todavía le debo la mitad de ese bajo, yo no sé si ya olvidó esa deuda o ya me la perdonó (risas). Mi mamá también por ahí se escapaba unos cuantos centavitos para ayudarme.

Maracujazz

Alejandro Bustos
Alejandro Bustos

Finalmente pude comprar el contrabajo, empecé a tomar clases con el maestro y paralelamente formé, con Obet y con Bustos, un grupo que se llamaba Maracujazz, en la batería estaba Leoncio Carvallo y un tiempo estuvo con nosotros Marino (no me acuerdo de su apellido) en las congas. Lo que más tocábamos era jazz latino, pero también tocábamos algo de swing. Ahí aprendí muchísimo con los discos, con todo el material y las grabaciones que nos dejó el maestro Óscar. Consiguiendo discos para quemarlos, escuchando música, tocando con ellos y regándola en los ensayos y regándola en las tocadas fue como fui aprendiendo.

Now let me see your hand

Agustín Bernal_ManosCuando llegó el examen para la Facultad de Música ya se me había pasado la edad pero el maestro Ramón me firmó un papel diciendo que ya estaba tomando clases con él y eso me permitió presentar el examen que fue bastante rudo, sobre todo lo de instrumento, yo estaba con unos nervios terribles; tenía que tocar los estudios, las manos me temblaban y los maestros estaban con una cara de ¿tú vas a tocar el bajo?. Toqué lo mejor que pude, uno de los maestros me veía con mirada de cínico, se acercó al piano y me dijo:
-A ver, ¿cuántas notas estoy tocando?
-Dos
-¿Y ahora?Mariana Flores Zeleny-
-Tres
-A ver tus manos
Se les enseñé
–¿No crees que son muy pequeñas para tocar este instrumento?
Y yo con los nervios porque, aparte, me miraba muy fuerte como con ganas de hacerme llorar:
-No, porque tengo las dos, si no tuviera una pues quizá no podría tocar
Se me quedó viendo como diciendo ah, esta chistosita y otro maestro mencionó a una contrabajista, no recuerdo su nombre:
-Fulana las tiene más o menos del mismo tamaño y es muy buena
Pero el maestro insistió:
-¿No crees que este instrumento es demasiado grande para ti?
-Tal vez un poco, pero no
-Está bien, nosotros te avisamos
Salí pensando que no me iban a aceptar porque había tres lugares y presentamos examen seis pero, bueno, en el tercer lugar pero quedé.

Fascinating Rhythm

Agustín Bernal
Agustín Bernal

Entré a la facultad, empecé a estudiar música clásica y me ayudó muchísimo pero después de dos años había algo que no me convencía totalmente, yo seguía tocando rock, experimentando con el jazz y aprendiendo otras cosas y me puse a pensar ¿realmente quiero ser contrabajista de una orquesta?, ¿realmente me apasiona la música clásica? y la verdad es que no lo encontré como parte de mí, entonces decidí darme de baja temporal de la facultad. En ese momento ya había pasado otro seminario de jazz, yo lo había tomado y tenía más material, más contacto con otros músicos, había también otras chicas instrumentistas. En Cholula, en el 2006, vi a una contrabajista del D.F. tocando jazz y dije yo quiero seguir por este lado; ese gusanito nunca me dejó, el de jazz y otros géneros.
Cuando se formó JazzUV entré al primer diplomado, tomé clases con Agustín Bernal y fue increíble, es un excelente maestro, aprendí muchísimo y escucharlo ufff, qué contrabajista tan grande, yo quiero ser como él cuando sea grande.

En el jazz la vida es más sabrosa

AcapulcoEn ese año, aparte de lo musical, pasaron muchas cosas en mi vida personal y necesitaba un stop porque no sabía para dónde jalar; por azares del destino me llegó una invitación:
-Se va a formar una banda en Acapulco y no hay bajista, ¿te lanzas a trabajar una temporada por acá?.
Me brillaron los ojos:
-¿Cuánto voy a ganar o cómo va a estar?
Vi esta invitación como un escape, pero el problema era convencer a mis papás; ya me habían apoyado, ya habían aceptado que fuera músico pero ahora había que convencerlos de que me dejaran irme a trabajar al otro lado del país. Yo jamás había salido de casa y, por ende, jamás había vivido sola. Fue un rollo convencerlos pero mis hermanos me ayudaron:
-Denle chance, ella tiene que hacer sus cosas y vérsela sola
-Bueno, te vas pero nos dices con quien vas a tocar, a dónde vas a tocar y nosotros te llevaremos a Acapulco

Soy un desastre cuando no estoy en mi casa

CloverMe fui y empecé a tocar covers de rock y pop en un en un bar que se llamaba The Clover, ahí estuve una temporada como de 6 o 7 meses aproximadamente y también fue una época súper bonita, me ayudó mucho personalmente a lo que yo necesitaba, a estar lejos, a estar en el mar, en el mar la vida es más sabrosa (risas). Llegué primero a vivir a la playa, a un pueblito cerca de Acapulco que se llama Pie de la Cuesta, al principio tuve un poquito de miedo por vivir sola, pero aprendí muchísimas cosas, estuvo muy padre. A mí siempre me ha gustado tocar covers de canciones que me gustan, a veces teníamos que tocar cosas que no me gustaban tanto pero, ya estando ahí, había que ver el lado amable y hasta me divertía tocando el popurrí de Timbiriche. Como a los tres meses ya estaba gastando más de lo debido, ya me estaba acabando mis ahorros y ya no me estaba conviniendo. Fue cuando se vino, no me acuerdo si lo de la influenza o qué virus atacó por allá que tuvieron que cerrar todos los lugares un fin de semana, coincidió con mi cumpleaños y me vine a Xalapa. Estaba pensando si me regresaba o no.

Flying Home

Clover 3El dueño del bar, Carlos Carlson, estaba muy contento con el trabajo de la banda y yo era de las animadoras porque, aparte de tocar, hacía coros y animaba la gente; armábamos un buen ambiente. Le dije:
-Carlos, a lo mejor me regreso a Xalapa
-No, no, quédate otro rato, el trabajo está muy padre y tú animas mucho a la banda
-Mira, es que estoy gastando más de lo que estoy ganando y así la cosa no me da, yo vine para ahorrar un poco de dinero y tendría que conseguir otro trabajo para que me diera más
-Ok, vete estos días a tu casa y cuando regreses yo te consigo otro trabajo, ¿le entras a lo que sea?
-Si, es más, dame chance aquí, yo limpio el bar
Vine a Xalapa, estuve unos días con mi familia y me regresé:
-Carlos, ya estoy aquí
-Bueno, te veo el lunes a las nueve de la mañana afuera del bar.

Javier Flores Mávil
Javier Flores Mávil

Fui y llegó con un chico al que yo veía que entraba y salía del bar en las mañanas, cuando íbamos a ensayar.
Él está encargado de este y los otros dos bares que tengo, siempre tiene mil cosas que hacer y nunca se da abasto. Vas a ser su ayudante; ¿qué te va a poner a hacer?, yo no sé; si te dice que tienes que limpiar allá, limpias; si te dice que tienes que ir a comprar esto, vas y lo compras; en lo que sea le ayudas porque nunca se da abasto, vas a ser su mano derecha. Luego hablamos tu sueldo.
Empecé a trabajar con este chico:

Rufus Reid
Rufus Reid

-¿Sabes hacer inventarios?
-No, pero si me enseñas, aprendo
Empecé limpiando, acompañándolo a los mandados, llevando los insumos a los bares y me fui inmiscuyendo en eso; aprendí a hacer inventarios de cerveza, aprendí a hacer inventarios por copeo, yo no sabía ni distinguir un ron de un brandy, ahí aprendí. Y así fue como me convino; vivía con el sueldo de esa chamba y podía ahorrar el sueldo de la música. Fueron meses difíciles, con mucho trabajo, pero me sirvieron. Seguimos tocando pero después de un tiempo ya me hacía falta algo más, empecé a extrañar tocar jazz y tocar otras cosas.
Yo necesitaba seguir creciendo como músico y en Acapulco, en realidad, nada más es la vida nocturna y tocar lo mismo, me sirvió mucho, pero ya había sido suficiente. Ya había ahorrado una lana y justo cuando estaba pensando en regresarme, me llamó Javier Flores:
-Oye, Mariana, va a haber otro seminario y viene Rufus Reid (yo no tenía ni idea de quién es Rufus Reid), ¿no quieres venir? ¿Que estás haciendo?, ¿con quién estás tocando?
-Estoy en Acapulco tocando covers
-¿Qué haces allá?, vente para acá
-Pues sí, me regreso
Agarré mis trapitos, mi bajo, el dinero que había ahorrado y me regresé. Le di las gracias a la banda y a Carlos.

(CONTINUARÁ)
PRIMERA PARTE                 TERCERA PARTE


CONTACTO DE FACEBOOK                  CONTACTO EN G+                  CONTACTO EN TWITTER

Te puede interesar:
Xalapa, tú eres mi shunca │ Jorge Gamboa / II

En esta segunda parte de la conversación, Jorge Gamboa nos habla de sus experiencias académicas en Xalapa. Xalapa, tú eres Read more

Las rosas de los vientos │ Israel Valencia / III

Con una descripción de la nueva era de Enla/C Jazz Fusion, el grupo que dirige Ángel Luis Guerrero, y unas Read more