Porque se trata de un rostro nuevo, porque su experiencia dentro de la vida política es suficiente para conducir un estado, porque en los hechos ha demostrado que es capaz, porque su vocación de servicio salta a la vista de todos, porque cuenta con la estructura gubernamental estatal y porque es la mejor carta del PAN en Veracruz, Miguel Ángel Yunes Márquez está a punto de convertirse en el sucesor de su padre Miguel Ángel Yunes Linares, como gobernador del estado en la próxima elección. El joven político, de escasos cuarenta años, fue Presidente Municipal de Boca del Río (de 2008 a 2010), cuando logró la mayor obra pública que ha tenido el municipio (se invirtieron más de 860 millones de pesos). En 2009, Boca del Río recibió gracias a él, ser incluido en el ranking mundial de Motorola que integra a municipios de 25 países de Latinoamérica, en el lugar 14 de las Ciudades Digitales y con procesos óptimos de administración y gestión. El licenciado en Finanzas Internacionales fue diputado local y coordinador estatal del programa Oportunidades en Veracruz y, más tarde, en el periodo 2013-2017, nuevamente alcalde de Boca del Río, donde confirmó, con obras como el Foro Boca, que es un político visionario ya que ha logrado convertir a ese municipio en referente obligado para el turismo nacional. Hoy, en el imaginario colectivo nacional, hablar de Boca del Río es sinónimo de Veracruz. Con Miguel Ángel Yunes Márquez, la coalición PAN-PRD-MC tienen a un candidato de amplio perfil ganador.