¡Van juntas! Y es que lo que nadie puede negar es que las delegadas del ISSSTE y de Sedesol, respectivamente, Elízabeth Morales y Anilú Ingram por mucho son las más conocidas aspirantes al Senado por el PRI e incluso por otros partidos. Lo que parecía un partido de hombres eminentemente se ha convertido en el bastión de la fuerza femenina gracias a estas delegadas que han ponderado como nunca antes en Veracruz el papel de la mujer y dentro del partido tricolor la equidad de género. Si será una o la otra, hasta el momento nadie lo sabe, lo cierto es que irán juntas y unidas, pues este miércoles en la comida encabezada por Juan Carlos Molina y el Senador Ismael Hernández, líder nacional de la CNC, ambas funcionarias fueron vistas juntas en un amistoso diálogo lleno de risas y con actitud de camaradería. Se sabe que este evento privado sirvió para demostrar que no existe rivalidad de la mala, ni desacuerdos, rencor o enemistad (que muchos les han querido colgar). Al término de la comida as damas acordaron trabajar en unión por el bien de Veracruz, (que tanta falta nos hace), por el bien de México y en favor del jefe de ambas, el Presidente Enrique Peña Nieto. En la reunión, en la que las delegadas hasta una foto se tomaron y subieron a redes quedo demostrado que las dos coinciden y llegado el momento sumaran esfuerzos para el triunfo del candidato del PRI, José Antonio Meade desde el trabajo de sus respectivas delegaciones. Los beneficiarios de Sedesol y los derechohabientes del ISSSTE pueden sentirse bien por quienes los representan, mujeres de talla y hueso que trabajan a diario, que buscan y luchan por los espacios que a las féminas les fueron negados por mucho tiempo. ¡Tiemblen hombres! pues en Veracruz es la hora de las mujeres. Empezaría por el Senado y quizá con la próxima Gobernadora del estado, quiensabe… ¡Bien por ellas!